El microrrelato del día. Tócala para mí, Josh.

Microrrelatos 2015

¿Ha sido de su agrado la lectura?

Por supuesto. Es más de lo que me esperaba.
0
No hay votos
No. De hecho me ha decepcionado bastante.
0
No hay votos
Me ha resultado indiferente.
0
No hay votos
 
Votos totales: 0

Akasha_Valentine
Regidor Vampírico
Mensajes: 6144
Registrado: 21 Mar 2007 12:17
Contactar:

El microrrelato del día. Tócala para mí, Josh.

Mensaje por Akasha_Valentine » 18 Ene 2015 00:16

Imagen

Título Original: Tócala para mí, Josh. © 2015.
Autor: Akasha Valentine.
Género: Microrrelato/Narrativo/Novela Negra/Misterio
Idioma: Castellano.
Volumen: Único.
Ilustrador: Akasha Valentine - 2015.
Corrector: José Antonio.
Editor: Akasha Valentine.
Fecha de publicación: 09/01/2015.

TÓCALA PARA MÍ, JOSH POR AKASHA VALENTINE.

El té de su taza se vio enturbiado por el movimiento de su mano temblorosa, y al prestar atención a los sonidos de la casa comprendió que había alguien tocando el piano en la sala de música. Olvidándose de marcar la última página del libro que estaba leyendo, dejó el reparador descanso que le ofrecía su sillón Luis XVI y se aventuró a descubrir quién se había atrevido a tocar su última adquisición sin su consentimiento.

Con la luz de la luna pegada a su espalda deambuló por todas las habitaciones y pisos hasta llegar a la sala de música, y al entornar la puerta cesó de inmediato el sonido; al quedar ésta del todo abierta se dio cuenta de que en su interior no había nadie. No estaba seguro de si lo había imaginado o de verdad alguien había puesto sus manos sobre el piano de cola, pero lo que estaba claro es que no dejaría que nadie lo tocase excepto él mismo.

El aterciopelado banco de color marfil no había sido movido, ni la tapa del piano levantada: tal vez todo estuviese en su imaginación. Al darse la vuelta para retomar el camino de la lectura vio a su dama, a la antigua propietaria de la pieza, mirándole directamente a los ojos, empalideciendo su rostro y obligándole a retroceder sobre sus propios pasos.

- No es posible. - Susurró Josh.

Pero así era, la mujer por la que sentía devoción y admiración, la dama conocida como Sylvia Letrunae, la mejor solista de todos los tiempos, estaba frente a él.

La mano de Sylvia se alzó en el aire, aún cubierta por sus singulares y tan característicos guantes rojos con diamantes cosidos a mano, y tras surcar el rostro de Josh le invitó a que siguiera sus pasos mientras ella contoneaba sus caderas.

- Mi Josh. - Susurró con su seductora voz. - Vuelve a tocarla. Ya sabes, aquella melodía. Esa que frente al piano nunca llegamos a acabar, pues como bien sabes, aquella noche tú me mataste, y aún sigo esperando poder finalizar esa canción que nunca llegué a terminar hace ya sesenta y cinco años.


Quedan prohibidos, dentro de los límites establecidos en la ley, y bajo los apercibimientos legalmente previstos, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, ya sea electrónico o mecánico, el tratamiento informático, el alquiler o cualquier otra forma de cesión de la obra sin la autorización previa y por escrito de los titulares del copyright.

Responder

Volver a “2015”