El microrrelato del día. El artista de la muerte.

Microrrelatos 2015

¿Ha sido de su agrado la lectura?

Por supuesto. Es más de lo que me esperaba.
0
No hay votos
No. De hecho me ha decepcionado bastante.
0
No hay votos
Me ha resultado indiferente.
0
No hay votos
 
Votos totales: 0

Akasha_Valentine
Regidor Vampírico
Mensajes: 6144
Registrado: 21 Mar 2007 12:17
Contactar:

El microrrelato del día. El artista de la muerte.

Mensaje por Akasha_Valentine » 18 Ene 2015 00:20

Imagen

Título Original: El artista de la muerte © 2015.
Autor: Akasha Valentine.
Género: Microrrelato/Narrativo/Novela Negra/Misterio
Idioma: Castellano.
Volumen: Único.
Ilustrador: Akasha Valentine - 2015.
Corrector: José Antonio.
Editor: Akasha Valentine.
Fecha de publicación: 10/01/2015.

EL ARTISTA DE LA MUERTE POR AKASHA VALENTINE.

París, 1895. La ciudad del amor duerme al amparo de una fuerte tormenta de rayos y truenos que obliga a los transeúntes y vagabundos a resguardarse bajo soportarles y en locales de mala reputación. La señorita Aimée Abbes y el señor Clovis Fontaine intercambian besos bajo las sábanas del hotel donde se hospedan, y las caricias que se profesan son tan íntimas y carnales que no dejan que ni tan siquiera las luces de las lámparas iluminen sus estancias. Él está casado, ella es una mujer soltera de alta alcurnia, y no pueden ni deben ser vistos juntos, así que se hospedan bajo nombres falsos y buscan el uno en el otro lo que otros no les pueden ofrecer. Están tan ocupados en sus propios asuntos que no se dan cuenta de que la puerta de su habitación ha sido abierta. Los gemidos de ella, las insinuaciones lascivas de él, les hacen olvidarse por completo de todos los sonidos exteriores, hasta que los crujidos de la madera se intensifican y al apartar las sábanas de sus cuerpos descubren que un hombre de baja estatura se ha colado en su habitación llevando consigo un arma afilada que pronto servirá para acabar con sus vidas. Sus cuellos son rebanados en un abrir y cerrar de ojos, y sus cabezas ahora descansan sobre sus propias manos. El artista de la muerte toma sus pinceles y su lienzo, es hora de ponerse a trabajar. Les pinta tal y como le gustaría verlos retratados, y tras acabar con ellos, firma con la sangre de sus víctimas sus propios cuadros. Es hora de irse, no quiere ser descubierto. El artista moribundo del callejón frente a su casa habrá vuelto de beberse los últimos tragos en el bar que hay dos calles más abajo de donde ambos viven. Es el momento de dejarle un regalo muy especial. Una obra de arte que seguro él sabrá apreciar.

Quedan prohibidos, dentro de los límites establecidos en la ley, y bajo los apercibimientos legalmente previstos, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, ya sea electrónico o mecánico, el tratamiento informático, el alquiler o cualquier otra forma de cesión de la obra sin la autorización previa y por escrito de los titulares del copyright.

Responder

Volver a “2015”