Buscar temas sin respuesta | Ver temas activos Fecha actual Dom Sep 22, 2019 11:51 am



Responder al tema  [ 1 mensaje ] 
El microrrelato del día. Un asunto de urgencia. 

¿Ha sido de su agrado la lectura?
Por supuesto. Es más de lo que me esperaba. 0%  0%  [ 0 ]
No. De hecho me ha decepcionado bastante. 0%  0%  [ 0 ]
Me ha resultado indiferente. 0%  0%  [ 0 ]
Votos totales : 0

El microrrelato del día. Un asunto de urgencia. 
Autor Mensaje
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 6145
Responder citando
Imagen

Título Original: Un asunto de urgencia © 2015.
Autor: Akasha Valentine.
Género: Microrrelato/Misterio
Idioma: Castellano.
Volumen: Único.
Ilustrador: Akasha Valentine - 2015.
Corrector: José Antonio.
Editor: Akasha Valentine.
Fecha de publicación: 09/03/2015.

UN ASUNTO DE URGENCIA POR AKASHA VALENTINE.

Al oír la noticia, sentí cómo mi propio corazón se agitaba violentamente en el interior de mi pecho y una sensación de euforia invadía cada uno de mis músculos y pensamientos. Por fin, y después de mucho tiempo, la casa Henthrerian se había puesto a la venta, y dado que no quería que ningún otro comprador se me adelantase, cogí el primer vuelo disponible en la mañana y puse rumbo a mi ciudad natal, donde haría personalmente una generosa oferta por la adquisición de la propiedad.

A pesar de la fatiga y el agotamiento, corrí con mis maletas por el aeropuerto y posteriormente por las viejas calles de mi antigua ciudad, en busca de la residencia del señor Brewanth, al que encontré disfrutando de una mañana soleada en el patio trasero de su jardín, con una cerveza en la mano y sus ojos puestos en un chuletón de un kilo y medio que a fuego lento se estaba asando en su nueva y recién estrenada barbacoa.

Tras el intercambio de muchas palabras y ruegos, finalmente aceptó mostrarme la casa y hablar con su cliente el lunes a primera hora de mañana sin falta. Pero ese mismo domingo, a la hora de cenar, ya habíamos cerrado el trato y la propiedad Henthrerian sería oficialmente mía a finales de semana.

Dormí un poco, sin llegar del todo a descansar, ya que la emoción no me lo permitió. Y a la mañana siguiente fui personalmente a buscar al agente inmobiliario a su casa, para que me llevase a ver la residencia de mi sueños que con suerte estaría habitando a finales de ese mismo mes.

Al llegar a la mansión, le pedí que me dejase hacer los honores, y giré con sumo cuidado la llave, pues estaba tan emocionada que hasta las manos me temblaban.

A pesar de que la casa llevaba años abandonada y el aire que respirábamos estaba enrarecido por la falta de ventilación, seguía conservando su majestuosa belleza, de una época ya pasada y cuya gloria había caído en el olvido con el paso de los paso de los años para los habitantes de aquella antigua ciudad.

No esperé ni un sólo instante, y en un abrir y cerrar de ojos me puse a recorrer por mí misma cada una de las estancias de la casa. Abrí todas la ventanas, y dejé que el fresco aire de las montañas sustituyese al de las habitaciones que iba recorriendo. Subí sola a la última habitación, y oí como a mis espaldas las ventanas volvían a cerrarse, lo cual me pareció absurdo, y así se lo haría saber al agente inmobiliario, pues ya que iba a ser mi casa, no tenía ningún derecho a bajarlas a su antojo; aunque después de todos los problemas que le había causado lo deje pasar, al menos por el momento.

La última puerta estaba atascada, y tuve que emplear toda mi fuerza para poder abrirla. Giré el pomo y la golpeé con los hombros hasta que finalmente cedió bajo la fuerza de mi embestida. Al entrar, un escalofrío me recorrió la espalda. La ventana estaba abierta, y hacía mucho frío, quizás demasiado. Pero no le di importancia al asunto, así que seguí a lo mío, y me puse a revisar y a catalogar mentalmente cada uno de los muebles antiguos que, protegidos por viejas sábanas de lino, emplearía en la decoración de mi nuevo hogar.

Estaba tan ocupada en lo que hacía que no oí como la ventana de aquella habitación se cerraba. Bajo mis pies algo se movió, y al prestar atención a lo que había, descubrí cómo una pequeña rata roía las tiras de mis nuevas zapatillas. Grité y salté, presa del pánico, más por el susto que por la fobia al pobre animal, y éste, espantado, huyó presa del miedo. Tras calmarme seguí a lo mío, pero esta vez prestando mucha atención a todo cuanto se movía bajo mis pies.

Al final de la estancia, en una esquina apartada, descubrí una gran lona negruzca, a la cual no me pude resistir y levanté de inmediato, y vi un amplio espejo de cuerpo entero al que pensé que podría dar algún tipo de uso si encontraba a alguien que me ayudase a bajarlo. Pensé que el mejor lugar para lucirlo sería la entrada principal, aunque no estaba muy segura de si allí tendría espacio para ponerlo. Tras pasar mis manos por él para quitarle el polvo que tenía, vi en su reflejo un pequeño destello de luz, que a simple vista no me dijo nada, así que me di la vuelta para ver de que se trataba, y cuando dejé de mirar mi propio reflejo, unas manos tiraron de mí hacia su interior y nunca supe con exactitud qué me ocurrió.


Quedan prohibidos, dentro de los límites establecidos en la ley, y bajo los apercibimientos legalmente previstos, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, ya sea electrónico o mecánico, el tratamiento informático, el alquiler o cualquier otra forma de cesión de la obra sin la autorización previa y por escrito de los titulares del copyright.


Lun Mar 09, 2015 2:54 pm
Perfil WWW
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 1 mensaje ] 

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron
Powered by phpBB® Forum Software © phpBB Group
Designed by ST Software for PTF.
Traducción al español por Huan Manwë para phpBB España