El microrrelato del día. El último invitado.

Microrrelatos 2015

¿Ha sido de su agrado la lectura?

Por supuesto. Es más de lo que me esperaba.
0
No hay votos
No. De hecho me ha decepcionado bastante.
0
No hay votos
Me ha resultado indiferente.
0
No hay votos
 
Votos totales: 0

Akasha_Valentine
Regidor Vampírico
Mensajes: 6144
Registrado: 21 Mar 2007 12:17
Contactar:

El microrrelato del día. El último invitado.

Mensaje por Akasha_Valentine » 08 Abr 2015 23:06

Imagen

Título Original: El último invitado © 2015.
Autor: Akasha Valentine.
Género: Microrrelato/Terror
Idioma: Castellano.
Volumen: Único.
Ilustrador: Akasha Valentine - 2015.
Corrector: José Antonio.
Editor: Akasha Valentine.
Fecha de publicación: 05/04/2015.

EL ÚLTIMO INVITADO POR AKASHA VALENTINE.

Era 24 de Diciembre de 1960, y mi gran familia estaba formada por aquel entonces por mis abuelos maternos, mi abuela paterna, mis tíos y mis primos. Habíamos sido invitados a comer en torno a unas gran mesa de madera de haya protegida por un amplio mantel y cubierta desde la cabecera hasta el final de exquisitos majares guisados en casa por las mujeres de la familia. Oímos de inmediato la profunda y socarrante voz de mi abuelo iniciar la velada invitándonos a todos a tomar asiento en el amplio salón comedor, un gesto que agradecimos de inmediato, pues estábamos todos muertos de hambre desde hacía ya más de dos horas. Sentados en torno a platos vacíos y con los cubiertos ya adheridos a nuestras manos esperamos a que las vajillas se llenasen con el primer entrante: una caliente sopa de pescado.

La sopera estaba aún llena y humeante, y esperábamos con ansia a que fuera destapada, pero antes de que los mayores sirviesen a los menores hubo un último invitado a nuestra cena, justo en el mismo instante en el que nos disponíamos a cenar. Fue mi abuelo el que, esgrimiendo una palabra de enfado en sus labios, se levantó y fue a atender la puerta, y dado que era el cabeza de familia nadie pudo ser servido hasta que él estuvo sentado de nuevo a la mesa. Cuando volvió dijo que no haber visto a nadie en el umbral, y por lo tanto sólo se podía tratar de una broma pesada de algún chiquillo. Pero yo sabía que aquello no era verdad, pues junto a él había un hombre demacrado que no dejaba de mirarnos a todos y a su vez no miraba a nadie en particular. Yo perdí de inmediato el apetito, porque cuando aquel hombre me miró directamente a la cara supe que la muerte había venido a llevarse a alguien de mi propia familia esa noche, pero no supe hasta el día siguiente a quién.


Quedan prohibidos, dentro de los límites establecidos en la ley, y bajo los apercibimientos legalmente previstos, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, ya sea electrónico o mecánico, el tratamiento informático, el alquiler o cualquier otra forma de cesión de la obra sin la autorización previa y por escrito de los titulares del copyright.

Responder

Volver a “2015”