El microrrelato del día. El sauce llorón.

Microrrelatos 2015

¿Ha sido de su agrado la lectura?

Por supuesto. Es más de lo que me esperaba.
0
No hay votos
No. De hecho me ha decepcionado bastante.
0
No hay votos
Me ha resultado indiferente.
0
No hay votos
 
Votos totales: 0

Akasha_Valentine
Regidor Vampírico
Mensajes: 6144
Registrado: 21 Mar 2007 12:17
Contactar:

El microrrelato del día. El sauce llorón.

Mensaje por Akasha_Valentine » 18 Jun 2015 12:48

Imagen

Título Original: El sauce llorón © 2015.
Autor: Akasha Valentine.
Género: Microrrelato/Misterio/ Terror
Idioma: Castellano.
Volumen: Único.
Ilustrador: Akasha Valentine - 2015.
Corrector: José Antonio.
Editor: Akasha Valentine.
Fecha de publicación: 16/06/2015.

EL SAUCE LLORÓN POR AKASHA VALENTINE.

A Zuricj, mi perro, le encantaba salir a pasear nada más despuntar los primeros rayos del sol en el horizonte. A esas horas ya debíamos estar preparados en el umbral de la puerta sin importar si el día era favorable para dar un largo o corto paseo, dependiendo del clima, aunque a Zuricj le encantaba hundir sus huellas en el blando terreno que había detrás de nuestra casa los días en los que llovía. Él siempre iba un par de pasos por delante de mi persona y nunca iba más allá sin estar completamente seguro de que yo le seguía por detrás. Le dejaba ir siempre por donde él quería, así que disfrutaba de la libertad que yo le ofrecía, y él a cambio me mostraba hermosos paisajes que yo posteriormente plasmaba en mis pinturas una vez llegados a casa, en los lienzos en blanco que tenía guardados en el desván.

Pero ese día Zuricj parecía inquieto, como si este nuevo camino que hubiese escogido no le satisficiese demasiado. Me miraba y me pedía sin palabras que me mantuviese alejado, volvía sobre sus propios pasos y se movía de un lado para otro, intrigado y a su vez intranquilo, alarmado, como si tuviese miedo de algo, por lo que empece a plantearme si él no habría visto alguna extraña cosa que yo había pasado por alto.

Le llamé por su nombre y regreso a mi lado sin pensárselo dos veces. Yo seguí caminando intentando averiguar qué estaba pasando, pero mi perro, al verme avanzar a través del largo camino, tiró de la manga de mi chaqueta haciéndome retroceder un par de pasos. Yo le hice caso, sin saber muy bien a qué le tenía miedo, pues delante de nosotros había un sauce llorón ubicado en una esquina del camino, sin hojas, casi del todo seco, y por más que lo miraba no veía nada raro en él, pero a Zuricj parecía no gustarle demasiado, y enseguida se puso a ladrarle. Yo no quería que mi perro estuviese nervioso y mucho menos asustado, así que le tomé del collar y le hice retroceder. Finalmente nos alejamos del lugar más deprisa de lo que esperábamos, porque cuando vi por el rabillo ojo lo que aquel árbol ocultaba a simple vista me quedé helado y sin aliento: de sus ajadas ramas colgaban de sogas cientos de personas, de diferentes épocas y razas, y juro por Dios que no volví a recorrer aquel camino en todos los años que me quedaron de vida.


Quedan prohibidos, dentro de los límites establecidos en la ley, y bajo los apercibimientos legalmente previstos, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, ya sea electrónico o mecánico, el tratamiento informático, el alquiler o cualquier otra forma de cesión de la obra sin la autorización previa y por escrito de los titulares del copyright.

Responder

Volver a “2015”