El microrrelato del día: El aprendiz.

Microrrelatos 2015

¿Ha sido de su agrado la lectura?

Por supuesto. Es más de lo que me esperaba.
0
No hay votos
No. De hecho me ha decepcionado bastante.
0
No hay votos
Me ha resultado indiferente.
0
No hay votos
 
Votos totales: 0

Akasha_Valentine
Regidor Vampírico
Mensajes: 6144
Registrado: 21 Mar 2007 12:17
Contactar:

El microrrelato del día: El aprendiz.

Mensaje por Akasha_Valentine » 23 Jul 2015 13:18

Imagen

Título Original: El aprendiz © 2015.
Autor: Akasha Valentine.
Género: Microrrelato/Suspense
Idioma: Castellano.
Volumen: Único.
Ilustrador: Akasha Valentine - 2015.
Corrector: José Antonio.
Editor: Akasha Valentine.
Fecha de publicación: 22/07/2015.

EL APRENDIZ POR AKASHA VALENTINE.

En el mismo instante en el que dobló la calle de la esquina, el recio y gélido viento se encaró contra su diminuta y delgada figura, parcialmente oculta entre gruesas prendas invernales de un tamaño superior a su diminuta envergadura. Consciente de su tardanza apremió el paso, aunque le costó un esfuerzo casi sobrehumano mantener el mismo ritmo casi todo el tiempo, pues el intenso aire le impedía caminar con normalidad; no obstante no podía permitirse aminorar el ritmo, por lo que cuando alcanzó su punto de destino estaba tan cansado y falto de aire que tuvo que esforzarse por alcanzar la argolla de la aldaba y golpearla con suavidad para hacer saber de su llegada.

No tuvo que esperar demasiado tiempo en el exterior hasta que la puerta quedó entornada y unos diminutos ojos, agrandados por los vidrios de unos quevedos, se posaron sobre sus rechinantes dientes.

- Adelante. - Le susurró el hombre desde el otro lado de la puerta. - Pero llega tarde, y no debería dejarle entrar.

El joven agradeció la arrogante amabilidad de su profesor asintiendo con la cabeza, tras lo cual empujó con las manos la pesada puerta de madera. Al entrar en el interior de la estancia sintió dos emociones contradictorias, por un lado el alivio de encontrarse en una habitación con una temperatura algo más elevada que la del exterior, por otra parte la molestia de la humedad del ambiente y la mezcla de fuertes olores que se respiraba en aquel lugar. No obstante no le dieron el tiempo suficiente para pensar en nada más, y de inmediato le solicitaron que abriese la puerta.

- Buenas noches. - Añadieron los dos hombres al unísono. - Tenemos una entrega para ustedes.

El profesor, desde el otro lado de la sala, les saludó y animó al joven a que tomase él mismo el fardo que aquellos hombres sostenían entre sus manos, y a pesar de que pesaba una barbaridad tuvo que hacer acopio de todas sus fuerzas y subirlo con cuidado a la mesa de autopsias sin la ayuda de nadie.

- Págales. - Exclamó el profesor. - La bolsa con el dinero la tienes a tu mano derecha, hijo.

El aprendiz obedeció y les abonó la cantidad exigida, y mientras dejaba caer todas y cada una de las monedas pensó que el robo de cadáveres era una actividad demasiado lucrativa y poco legislada. Pensó de inmediato que él mismo podría dedicarse al robo de cuerpos llegado el día para realizar por sí mismo para sus propios experimentos.


Quedan prohibidos, dentro de los límites establecidos en la ley, y bajo los apercibimientos legalmente previstos, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, ya sea electrónico o mecánico, el tratamiento informático, el alquiler o cualquier otra forma de cesión de la obra sin la autorización previa y por escrito de los titulares del copyright.

Responder

Volver a “2015”