Buscar temas sin respuesta | Ver temas activos Fecha actual Lun Sep 21, 2020 2:46 pm



Responder al tema  [ 103 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
Blog: Poemas de Akasha Valentine. 
Autor Mensaje
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 5423
Responder citando
Imagen

POEMA XXVI- TE SEGUIRÉ ESPERANDO. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL DOMINGO 29 DE ABRIL DE 2012.

LECTURA COMPLETA DE LA OBRA: VOLVERTE A VER.

Mi desgastado cuerpo ha sucumbido al dolor y la pena que nunca creí padecer. Ha cubierto con sus delgadas manos mi corazón con un manto tan negro como el cielo que surca nuestras cabezas cuando la luna atraviesa el cielo. Los pocos recuerdos que tengo de tu persona ahora se ahogan en un mar llamado tristeza y las dulces promesas que un día creí no olvidar han comenzado a desvanecerse lentamente hasta convertirse en simples fotografías ajadas que decoran viejos marcos carcomidos por el tiempo. Siento que mi propia alma se derrumba en mil pedazos cada vez que navego sin rumbo fijo en un océano llamado pasado, pero la desdicha me incita a volver una y otra vez para alcanzar la isla en la que tu alma se ancló de forma permanente. Ojalá pudiera volver a ver tu rostro, aunque solamente fuera durante una milésima de segundo, pues grabaría esa imagen a fuego en mi corazón con el único fin de crear en mi pecho una cicatriz que me impidiera olvidarte con el paso del tiempo.

Aunque puede que ya lo sepas me gustaría decírtelo de todas maneras: te seguiré esperando, aquí sentada en nuestro banco favorito. No importan los días, meses o años que tenga que pasar aquí sentada, yo me mantendré inmóvil aunque las inclemencias del tiempo me inviten a marcharme. Te seguiré esperando aunque la muerte insista en que debo de irme con ella. Puede que la locura hable por mí en estos momentos, pero tengo miedo de enfrentarme a la idea de imaginarte vagando por este mundo completamente solo y perdido, sin una mano amiga a la que aferrarte, sin mi corazón para guiarte. No sabes cuanto añoro los momentos en los que no hacían falta las palabras, y los silencios se llenaban con besos cubiertos de amor que me ayudaban a superar cualquier dolor. Ahora que no te tengo extraño con todo mi ser el tacto de tus manos sobre mi piel, la manera en la que me arropabas con tus palabras, y la facilidad con la que me consolabas. Quiero volver a verte, pero sé que me es imposible alcanzarte, pues ahora tu alma vive en un lugar mejor, donde ya no existe el dolor o la pena, y aunque me duela aceptarlo sé que ahora moras en un lugar donde la paz y la felicidad son eternas y no simples momentos difíciles de alcanzar y mucho más de atesorar.

Amor mío, no dejes de contemplarme y de protegerme de todo mal, aunque ahora no estemos juntos quiero sentirme segura aunque sólo sea durante un breve instante. No me importa vivir o morir en estos momentos, lo que de verdad me aterra es enfrentarme a la idea de que nuestros caminos no vuelvan a cruzarse jamás. Siento que me derrumbo con estos pensamientos cargados de pena, y que los sueños en los que tu vuelves a mi lado son simples anhelos creados por un corazón fragmentando en mil pedazos, pero aún así me gusta tenerlos durante cada noche para encontrar el valor suficiente de seguir adelante por mí misma. Sé que aún me sigues amando, porque yo te sigo amando a ti, y este amor que un día nos unió no puede desaparecer con la muerte, así que date prisa en hallar la manera de volver a mi lado para estar juntos para toda la eternidad. Yo te seguiré esperando en este viejo y desgastado banco donde un día me juraste amor eterno y yo te entregué mi inocente alma a cambio de un corazón en el que poder habitar de forma eterna.


TAMBIÉN DISPONIBLE EN: http://poemasdeakashavalentine.blogspot.com.es/2012/04/poema-xxvi-te-seguire-esperando-akasha.html

NOTA LEGAL: Akasha Valentine 2012 ©. La autora es propietaria de esta obra y tiene todos los derechos reservados. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2020.


Mié Ago 08, 2018 12:24 am
Perfil WWW
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 5423
Responder citando
Imagen

POEMA XXVII- SIEMPRE A MI LADO. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL LUNES 07 DE MAYO DE 2012.

LECTURA COMPLETA DE LA OBRA: SIEMPRE A MI LADO.

Este enorme peso que ahora habita en mi interior se hace cada vez más insoportable, y por eso te digo adiós con las manos hundidas en los bolsillos, con los ojos llenos de lágrimas, con las piernas sin fuerzas y con los pies sujetándose con firmeza en el suelo. Te digo una vez más adiós. Con la mirada llena de nostalgia, con las palabras ancladas en mi garganta, pongo punto y final a esta relación que nos ha arrastrado a un mundo donde la decadencia tiene su propia debilidad, a un espacio donde los sueños ahogan sus penas en alcohol y la verdad no siempre es la solución a todos los problemas. Si aún conservas algo de este amor ya caducado te ruego que no mires atrás para añorar tiempos mejores, tan sólo quiero que cierres los ojos para siempre con candados resistentes a la tediosa necesidad de tener esperanza y que sigas adelante por ti mismo sin esperarme.

No malgastaré más mi tiempo en caminar por senderos llenos de oscuridad intentando hallar la forma de encontrar la luz que me guíe hasta tu corazón. Te juro por el amor que un día te tuve que no me aferraré a vagas esperanzas guardadas en el cajón del olvido, ni me asomaré a la ventana que guarda tu alma para perderme en el color de tus ojos las noches en las que el sueño se convierta en un continuo ir y venir de imágenes dolorosas que me recuerden sin cesar que tus brazos no volverán a rodearme y tus manos no se aferraran con fuerza a las mías hasta que los huesos comiencen a dolernos. Tengo la extraña sensación de haberme olvidado de cómo se vivía antes de que tú llegaras a mi vida, y ahora que tengo todo el tiempo del mundo para dedicárselo en exclusiva a mi persona siento que las horas se vuelven demasiado pesadas y los minutos son como sogas cuyas manos las forman únicamente los segundos y todo ello en conjunto forma un único ser que me impide respirar de forma acompasada.

No malgastes tus lágrimas en llorar por un amor que está abocado al fracaso absoluto, ahórrate las palabras que lo único que harán sera hacernos más daño. Te ruego que no pelees hasta quedarte sin aliento por el amor de mi alma, porque este corazón que deseas poseer ya no merece la pena y mucho menos se merece estar protegido por tus propias manos. Sé de primera mano que añoras las noches en las que la luna brillaba solamente para nosotros. Ahora puedo confesarte sin miedo a perderte que nunca fue así, la luna no es esclava de nadie y mucho menos de las manos de aquellos que intentan atraerla para regalársela a la persona a la que aman. Vete tranquilo, la vida que un día deseamos compartir ahora ya se ha hecho pedazos y surca los cielos sin ataduras ni miedos. Deja que este amor que nunca fue comprendido por mis sentimientos yazca en una tumba sin nombre, mientras me repito sin cesar qué dulce sería la muerte cuando ya no tienes nada que perder.


TAMBIÉN DISPONIBLE EN: http://poemasdeakashavalentine.blogspot.com.es/2012/05/poema-xxvii-siempre-mi-lado.html

NOTA LEGAL: Akasha Valentine 2012 ©. La autora es propietaria de esta obra y tiene todos los derechos reservados. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2020.


Mié Ago 08, 2018 11:28 am
Perfil WWW
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 5423
Responder citando
Imagen

POEMA XXVIII- SABOR DE AMANTE. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL VIERNES 18 DE MAYO DE 2012.

LECTURA COMPLETA DE LA OBRA: SABOR DE AMANTE.

El suave y dulce aroma de tu piel baila de forma seductora con el viento que ahora mora en esta habitación llena de personas. Brazos desnudos, cuerpos cubiertos de telas escotadas decoran las siluetas de mujeres preciosas y, sin embargo, mis ojos no pueden apartar la mirada de la escultural forma que me muestra tu espalda semidesnuda. Saboreo con lentitud el dulce olor de tu perfume, mientras dejo que mis deseos más fogosos ahoguen su sed en tu copa llena de licor. Húmedas gotas transparentes ansiosas de tocar tus labios resbalan sin remedio por la imponente figura que marca tu copa de cristal, entretanto mis impetuosos ojos las contemplan con detalle mientras éstas resbalan ansiosas por los bordes anhelando saborear una minúscula parte de los cantos carnosos que forman tus labios. Hablo al viento y cargo a la brisa que me rodea con palabras inseguras cuyo significado siempre tiene nombre de mujer. Tengo miedo a ser rechazado, y puede que a ser negado por tus labios, incluso me atrevería a decir ignorado por tus ojos cuyo color es tan intenso que cuando los contemplo me quedo sin aliento y olvido las formas que tienen las palabras. Sin darme cuenta enmudezco de golpe y mis débiles piernas se anclan al suelo que me sostiene para no caer de forma inminente rendido ante tu impresionante figura.

No quiero quedarme aquí quieto por más tiempo, esperando a que los segundos me concedan el espacio que necesito para armarme de valor y nadar hasta alcanzar la roca en la que habitan los sueños. Temo a la inseguridad, pero lo que más miedo me da es convertirme en la sombra de tu silueta, la figura que siempre te observa desde la lejanía y cuyos sentimientos crecen cada día un poco más en el interior de mi pecho hasta dejarme sin aliento. Sé que nunca encuentro el momento oportuno, las palabras necesarias, el argumento perfecto o la escena adecuada, pero es que cuando mis ojos se posan en ti, olvido todo cuanto he aprendido sobre el amor y me echo a temblar pensando en lo ridículo que debo de parecer, pues ante mí se alza la figura de una diosa llamada deseo cuyas cuerdas manejan a su antojo a este humilde corazón llamado anhelo. Tan delicada y tan preciada, eres todo cuando quiero en esta vida, no me importa nada, e ignoro a aquellas voces que me animan a abandonar este barco que viaja a la deriva en un mar de locura, demencia y paranoia. Sé que ellos no pueden entenderme, y yo no voy a malgastar esta corta vida para hacerles entender el embrujo que tienen tus palabras cuando de refilón me nombras en una conversación, aunque después no tengas nada más que añadir sobre mi persona.

Ojalá pudiera acercarme hasta ti sin miedo alguno con el único fin de poder anclar estas hermosas palabras en tus oídos. Si tuviera la capacidad de regalarte algo mágico y hermoso créeme que estas manos te construirían un palacio en la tierra al que llamaría paraíso. Si supieras cuanto significas en mi vida nunca más te sentirías sola o abandonada, porque cada minuto de tu preciada vida estarías ocupada encajando las miles de piezas que forman mi existencia, la cual te entrego de forma voluntaria para que hagas con ella lo que quieras. Si me aceptaras aunque solo fuera durante una milésima de segundo en tu vida no me importaría morir después, porque ya habría cumplido el sueño más grande de mi vida el de ser una figura visible en tus ojos. ¡Oh, Dios mío! ¿Cómo puedo ser tan afortunado? Pues he conocido algo más grande que la vida: la existencia del amor en mi pecho, la elocuencia de los sentimientos, la importancia del cariño, la razón por la que existe la ternura o la pasión entre los hombres y las mujeres. Soy una persona tan afortunada que incluso tiemblo de emoción cuando imagino que estas palabras acabarán surcando tu boca y en tus ojos brillarán unas lágrimas cuyo destino final llenará mi corazón de sentimientos contradictorios pero valorados de igual forma. Date prisa, mi amor, no te detengas. El amor está a un solo paso y en mi humilde corazón ya he bordado tu nombre con letras de oro cuyo resplandor brillará para siempre en la eternidad.


TAMBIÉN DISPONIBLE EN: http://poemasdeakashavalentine.blogspot.com.es/2012/05/poema-xxviii-sabor-de-amante-akasha.html

NOTA LEGAL: Akasha Valentine 2012 ©. La autora es propietaria de esta obra y tiene todos los derechos reservados. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2020.


Mié Ago 08, 2018 11:35 am
Perfil WWW
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 5423
Responder citando
Imagen

POEMA XXIX- LA PENA APRISIONADA. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL LUNES 28 DE MAYO DE 2012.

LECTURA COMPLETA DE LA OBRA: LA PENA APRISIONADA.

EEnvuelta en encajes y adornada con bordados de un color atezado he atavíado a mi figura con un tono lúgubre y decadente, ausente de coloración, pero apropiado dadas las circunstancias y el estado de ánimo en el que se encuentra mi frágil alma en estos mismos instantes. Le he pedido a mis labios, ahora agrietados por la ausencia de besos, que no pronuncien tu nombre hasta que la muerte haya enfriado tu cálido cuerpo, tu carne se convierta en polvo y los huesos que un día formaron el armazón de tu esqueleto me recuerden cada día de mi inexistente vida que la mortalidad que una vez nos fue entregada es un suspiro efímero que cabalga a lomos de las arenas del tiempo.

Mis ojos se han quedado sin lágrimas para seguir llorando tu partida, así que he me visto obligada a regalar mis preciados zapatos de cristal con los que bailé hasta el último día de tu vida con el único fin de obtener unos nuevos. Como no encontraba a nadie que los quisiera, la desazón me los ha cambiado por sentimientos como el disgusto, la pesadumbre y la inquietud interior, por lo que he podido volver fabricar nuevas lágrimas más melancólicas y cargadas de pena para poder seguir aferrándome con fuerza a tu ataúd mientras la muerte se lleva consigo a este compungido corazón que muere con cada latido y en cada suspiro perece por el desconsuelo que le ha provocado tu repentina partida.

Mis cabellos son los únicos que no han conseguido vestirse para la ocasión, así que en tu funeral serán los únicos en lucir un tono deslumbrante tan claro como los rayos del sol y tan cálido como una mañana de verano, pero como no deseo que destaquen los cubriré con un manto del mismo color con el que la pena se ha vestido para la ocasión. Guardaré las formas hasta el final, pero cuando la soledad venga a visitarme todas las noches me acurrucaré entre sus brazos con el único fin de ser mecida hasta que el cansancio venga a buscarme y los brazos de Morfeo me lleven a un lugar donde los recuerdos moran en un estado de letargo permanente mientras mi pequeño cuerpo se mantiene firme esperando encontrarte de nuevo aunque solamente sea durante las pocas horas que dura el crepúsculo.


TAMBIÉN DISPONIBLE EN: http://poemasdeakashavalentine.blogspot.com.es/2012/05/poema-xxix-la-pena-aprisionada-akasha.html

NOTA LEGAL: Akasha Valentine 2012 ©. La autora es propietaria de esta obra y tiene todos los derechos reservados. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2020.


Mié Ago 08, 2018 11:36 am
Perfil WWW
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 5423
Responder citando
Imagen

POEMA XXX- LOS RECUERDOS QUE SE QUEDARON OLVIDADOS EN UN BANCO Y ECHARON RAÍCES EN EL OLVIDO. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL LUNES 04 DE JUNIO DE 2012.

LECTURA COMPLETA DE LA OBRA: LA PENA APRISIONADA.

Esta noche el cielo parece estar cubierto de una bruma de luces intermitentes cuyos banales colores no me agradan y sin embargo sienten la terrible necesidad de acariciar de forma incesante mis pupilas hasta lograr desgastarlas. Bajo una fachada casi perfecta finjo ser quien no soy y a su vez anhelo ser el papel que interpreto, pues bajo esta apariencia imperfecta escondo a un alma atormentada por los estragos del tiempo. Abrazado por la oscuridad de mi propio espíritu, anclo mis pies en una pequeña baldosa de piedra mientras aspiro con violencia el aroma de este último cigarrillo que poco a poco se va consumiendo hasta que no quedan más que simples cenizas entre mis dedos de un tono gris apagado que me recuerdan la vida que un día tuve y que se fue en un abrir y cerrar de ojos. Ya no consigo recordar el tamaño que poseía tu figura, he olvidado casi por completo el color de tus cabellos, el diámetro de tus ojos, la tonalidad de tu piel, pero lo que no he sido capaz de olvidar han sido las heridas que me produjeron tus palabras cuando me dijiste por última vez adiós.

Quiero vivir en un lugar donde los sueños no tengan fecha de caducidad. En un pequeño habitáculo donde pueda estar siempre acompañado de tus más humildes recuerdos. Donde el deseo tenga tu nombre escrito bajo la piel, un emplazamiento en el que me sea posible imaginarte completamente desnuda en mi cama sin importar si es de día o de noche. Me gustaría ser siempre el único motivo que deseas cada mañana para ponerte en pie, para poder darle a mi vida el significado que se merece. Pero sin embargo, todos sabemos que en el amor existen unas reglas que no se pueden quebrantar, y como yo lo he hecho ahora sufro las consecuencias de mi mala jugada y en lugar de poder arroparte cada noche lo único que te entrego es el dolor de mi alma para que te cubra con su ásperas y huesudas manos hasta hacerte enloquecer. Soy el demonio que nunca quise ser, el traidor que se ganó el odio de tu corazón, el ladrón que robó tu esperanza, el ingrato que no supo valorar en ningún momento los sentimientos más puros que me entregaste a cambio de simples palabras cargadas de mentiras y engaños.

Nunca podré culparte de nada, pues con cada beso que me dabas me entregabas un pequeño fragmento de tu joven alma. Ahora que el tiempo se ha percatado de mi gran error me doy cuenta de que nunca debí haberte atado a mi lado de la manera en la que lo hice, pero ya es demasiado tarde para aflojar la cuerda que te mantenía apresada, para devolverte las alas que un día con estas mismas manos te arranque sin piedad por miedo a que tuvieras la necesidad de echarte a volar. Incluso es demasiado tarde para devolverte aquellos sentimientos puros que te arrebaté por miedo a que fueran devorados por otras manos que no fueran las mías. Ahora que ya nada tiene remedio quisiera pedirte perdón con estas palabras cargadas con el dolor de mi alma. Sé que es demasiado tarde para volver la vista atrás y recuperar lo que un día nos unió. Ya no puedo ser quien era en tu vida, pero tampoco deseo ser el demonio que vive en tus pesadillas. Sólo quiero que sepas que los recuerdos más hermosos que tengo de tu persona los olvidé en aquel banco donde te juré amor eterno para que echaran raíces y el olvido se enamorase de ellos.


TAMBIÉN DISPONIBLE EN: http://poemasdeakashavalentine.blogspot.com.es/2012/06/poema-xxx-los-recuerdos-que-se-quedaron.html

NOTA LEGAL: Akasha Valentine 2012 ©. La autora es propietaria de esta obra y tiene todos los derechos reservados. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2020.


Mié Ago 08, 2018 11:39 am
Perfil WWW
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 5423
Responder citando
Imagen

POEMA ESPECIAL: UNA MELODÍA PARA EL AMOR. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL MIÉRCOLES 27 DE JUNIO DE 2012.

LECTURA COMPLETA DE LA OBRA: UNA MELODÍA PARA EL AMOR.

Los sueños no son efímeros, y mi amor por ti tampoco es un sentimiento pasajero que se olvida cuando cierras la maleta y no vuelves a verlo en mucho tiempo. No puedo soltar tu mano aunque ruegues clemencia y espacio, pues estoy casi segura de que en cuanto la libere ya no volveré a verte, y me angustia esa tonta necesidad de estar ahí siempre para protegerte. Ojalá no existiera la palabra adiós en el diccionario del amor porque cuando la oigo pronunciar de tus labios es como una punzada que se clava en lo más profundo de mi alma y me desgarra hasta dejarme sin esencia o ganas de nada. Los momentos más felices de mi vida solamente los quiero vivir a tu lado, porque aunque suene demasiado egoísta y desagradecido he de confesarte que no me importa nadie más si te tengo aquí a mi lado. Aunque nos quedemos sin palabras para intercambiarnos, con los gestos de ternura que nos regalemos cada segundo de nuestras vidas tendremos más que suficiente para subsistir todas las vidas que queramos. Cariño, existe un enorme vacío en mi cama cada vez que me voy a dormir, y sólo puedo pensar en ti y en las horas que aún me quedan por combatir antes de que pueda rescatarte de las temidas garras del tiempo, y aunque debería conformarme con tener tus fotografías plasmadas en papel me siento vulnerable cuando fijo mi mirada en esos ojos que me miran sin poder verme y en esos brazos que tanto deseo que me estrechen hasta dejarme sin aliento mientras muero en ellos crucificada por tus besos y esas palabras que han sido creadas sólo para mis oídos.

¿Cómo puede la gente hablar de separarse cuando la sola idea de tenerle lejos de mi lado ya significa la muerte de mi alma? No me puedo explicar por qué las personas no se detienen durante una milésima de segundo para compartir una caricia o una sonrisa con la persona de la que tiempo atrás se enamoraron irremediablemente. ¿Porque me siento tan vulnerable cuando no tengo noticias de tu persona y veo que el mundo que se abre paso bajo nuestros pies deja correr ríos de sangre con las heridas de aquellos a quienes a amamos? No quiero derramar más lágrimas innecesarias, pero estas amargas palabras me invitan a ello, a que me exprese sin reparo alguno, a que juzgue sin miedo de ser juzgada, a que maldiga a aquellos que nos atemorizan y odie a la muerte por ser simplemente ella, la causante de mis penas y de mis desgracias. Quisiera tenerte protegido de forma constante en el interior de mi corazón, a salvo de todo cuanto nos rodea, pero sé que es imposible atrapar a tu alma y pedirle que de forma voluntaria viva en mi interior de forma eterna, porque entonces esa prisión que con tanto afán y amor he construido para ti con el único fin de protegerte acabaría por volverte loco y terminaría por separarnos aún más. Así que te pregunto, amor mío, con la mano en el corazón y el alma en un puño ¿qué debería hacer para sentirme tranquila aún siendo consciente de que nuestro amor simplemente será como un soplo de aire fresco en este eterno mundo que nos rodea? ¿Qué nos hace a ti y a mi especiales para que Dios nos conceda la oportunidad de reencarnamos hasta el final de los tiempos y nos ayude a encontrarnos sin importar las épocas o los siglos con los que tengamos que lidiar? ¿Qué somos el uno para el otro que nos impulsa a buscarnos día tras día con el único fin de sentirnos completos cuando estamos juntos?

No entiendo las reglas del amor, pues un día llegaste a mi vida sin previo aviso y otro día tienes que alejarte de mi lado porque tu destino te espera para ampliar nuevos horizontes que te harán mejor persona. No puedo lidiar con un futuro tan incierto, pero tampoco deseo dejarte marchar y cargar con el pesado lastre que significa tener un corazón roto. Creo que en el amor no tendría que haber reglas, ni fechas, ni nombres o sexos, simplemente tendrían que dejar que las almas gemelas se unieran para siempre y fueran felices sin importar nada más. Porque al fin y al cabo, amar y ser amado es un regalo al que muy pocos tenemos acceso y si no le damos el valor suficiente o la importancia que se merece al final de nuestras vidas acabaremos por lamentarlo. Así que, cariño, date prisa y deja lo que estés haciendo en estos momentos. Mis brazos te añoran, mis piernas tiemblan y mis labios se desesperan pues están deseando que vengas corriendo hasta mí y te coloques a mi lado para que los beses hasta dejarlos desgastados. Puede que ya me lo hayas dicho, pero quiero volver a oírlo de tu boca, esas dos palabras que me hacen única en tus ojos y especial en tu corazón, quiero ser mecida entre tus brazos mientras me hablas del amor y me cantas esta hermosa canción dedicada a los sentimientos. Quiero que me digas que me quieres una vez más antes de que la luna despunte en el cielo y la muerte se acuerde que aún seguimos vivos y amándonos de la manera más hermosa posible que existe.


TAMBIÉN DISPONIBLE EN:

http://poemasdeakashavalentine.blogspot.com.es/2012/06/poema-especial-una-melodia-para-el-amor.html

NOTA LEGAL: Akasha Valentine 2012 ©. La autora es propietaria de esta obra y tiene todos los derechos reservados. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2020.


Mié Ago 08, 2018 11:42 am
Perfil WWW
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 5423
Responder citando
Imagen

POEMA XXXI- BUSCANDO EL CIELO. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL LUNES 05 DE JULIO DE 2012.

LECTURA COMPLETA DE LA OBRA:BUSCANDO EL CIELO

Sin palabras, sin expresiones que me ayuden a dar forma a estos sentimientos, balanceo de forma intranquila mi pierna mientras dejo que los minutos se escapen de mis manos como si fueran segundos. Cierro los ojos cuando el brillo del sol me ciega de forma repentina, siento las frías manos de las sombras surcar mi pálida piel, pero estoy tranquila, mi corazón no se siente atraído por el manto de la noche, así que puedo recostarme sobre este viejo y mullido sillón mientras balanceo mi cabeza e imagino tu voz surcando mis oídos y abrazando a mi alma una vez más. Siento que el mundo no ha cambiado ni un ápice, sin embargo, yo me he visto obligada a madurar demasiado deprisa afrontando tu repentina partida, perdiendo en algún rincón de mi casa los sueños de juventud que un día me prometí que viviría a tu lado sin importar los días, meses o años que tuvieran que permanecer enmudecidos por el olvido. Y ahora que soy consecuente con mis propios actos, me doy cuenta de que soy la responsable de darle el color a la vida, de teñir el resto de mis días de intensos azules para el cielo, verdes claros para las copas de arboles, y de grises opacos para las aceras que ya no recorro sujeta de tu mano.

¿Puedes verlo amor mío? Hoy el sol brilla más que nunca en el firmamento, es la máxima expresión de felicidad que puedo regalarte, puede que el cielo que busco desesperadamente siempre haya estado ahí para mí, pero las lágrimas que empañaban mi vista no me permitían observar más allá de mi propio horizonte. La amarga tristeza que decoraba las fotografías más felices de nuestra vida, ahora se ha convertido en dulces y a su vez amargos recuerdos congelados en el tiempo, cuyas horas están contadas por los siglos, pero que en mi memoria permanecen inalterables, demostrándome una vez más que mi propia fortaleza puede vencer a cualquier adversidad. Tengo ganas de soñar contigo está noche, y la que viene, y las siguientes noches que correspondan a la primera para poder volver a verte, como aquel día, como aquella primera vez en la que cruzamos una mirada y no hicieron falta las palabras para saber que siempre estaríamos juntos. Me apetece volver a la cama para ser arropada por las sábanas que tiempo atrás surcaron tu bronceada piel mientras jugabas con ellas intentando escapar de su cálido abrazo para aferrarte con fuerza a mi pequeña figura. Quiero volver a ese lecho de amor, donde tus caricias aún siguen viviendo en mi almohada, y toman vida cuando yo cierro los ojos y me dejo llevar por ellas.

Cariño, sé que ya no te molesta que tu ropa sea arropada por mi cuerpo, endulzada por el perfume de mi piel, arrugada por mis brazos o recogida por mis manos, soy consciente de que mis actos te hacían enfadar, pero a la vez tus ojos no podían disimular el fugaz brillo que aparecía cada vez me arrojaba sobre tu cuerpo dormido robándote algo más que pequeños besos de amor. Ahora todas estas muestras de afecto me parecen recuerdos lejanos, distantes y tal vez nada personales, como si nunca me hubieran pertenecido, o no tuvieran dueño al que dar nombre. No puedo culparte de nada, pero sí lamentarme, porque siempre me quedará la extraña sensación de que pude darte más de lo que hice y no quise hacerlo por miedo a sufrir. Afligida por mi propia inseguridad bailo sin pareja esta canción sin letra, mientras intento dar sentido a estas palabras carentes de vida. Amor mío, me gustaría saber cómo es la bóveda celeste donde ahora mora tu alma, así que te ruego que cada noche de cada día de mi vida, bajes a verme y me te traigas contigo un pequeño fragmento de ella, para que nunca más me sienta sola, ni olvidada por tu persona. Esta noche cuando vengas a visitarme en mis sueños me gustaría que me dejases en la mesilla de noche una foto del cielo que ven tus ojos para que cuando la mire sepa que aún me sigues protegiendo y queriendo como el primer día.


TAMBIÉN DISPONIBLE EN:

http://poemasdeakashavalentine.blogspot.com.es/2012/07/poema-xxxi-buscando-el-cielo-akasha.html

NOTA LEGAL: Akasha Valentine 2012 ©. La autora es propietaria de esta obra y tiene todos los derechos reservados. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2020.


Mié Ago 08, 2018 11:45 am
Perfil WWW
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 5423
Responder citando
Imagen

POEMA XXXII- VIVIR EN UN SUEÑO. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL LUNES 10 DE JULIO DE 2012.

LECTURA COMPLETA DE LA OBRA: VIVIR EN UN SUEÑO

En un estrecho camino, cuyo asfalto no parecía estar hecho para pavimentar la calzada que había escogido al azar, encontré estrechas grietas tan largas como mi cuerpo que me hicieron detenerme para poder examinarlas con más detalle. Mis redondas pupilas, decoradas por un iris de un tono oscuro, se detuvieron sin previo aviso para contemplar aquel pequeño resquicio cuya apariencia podía ser comparada con mi devastada alma. La seguí casi de inmediato, sin darme cuenta de lo que hacía, con pequeños pasos cubiertos por el roce de mis zapatos. Aquella devastada senda de gravilla acabó chocándose frontalmente con una ramificación que se dividía en dos partes. Una vez más la vida me volvía a poner a prueba. ¿Qué camino nos diferencia de convertirnos en los ángeles de Dios, o en los hijos del infierno? Me quedé sin aliento, inmóvil, incapaz de razonar un plan que me ayudara a escapar de aquel maldito lugar. Mis diminutas manos se enredaron en mi vestido de tul blanco, cuya cintura estaba cubierta por un lazo de color lavanda que caía como una cascada a través de mi pequeña espalda. Mis dedos, cubiertos por los encajes de los guantes, rozaron aquella preciosa tela, y me di cuenta de que lo único que tenía que hacer para poder escapar de allí era escuchar a mi corazón para saber qué senda debía tomar.

Fue como un milagro, en el mismo instante que aparte el velo de las tinieblas que había comenzado a cubrir a mis ojos y a ensordecer mis oídos percibí el claro sonido que estaba buscando tan desesperadamente y que momentos antes no había podido escuchar porque el miedo me lo impedía. Era una suave melodía, tan relajante y clara que lograba que las heridas que tenía mi alma fueran cicatrizadas como si nunca hubiera estado herida. Respiré profundamente, llené mis pulmones con el limpio aire del camino que había escogido y lloré de felicidad al descubrir el denso y hermoso paisaje que ante mis ojos se abría como una bella tarjeta postal. El cielo que cubría mi cabeza estaba siendo pintando en aquellos mismos instantes por las manos de los niños que un día tuvieron que partir repentinamente de esta vida dejando atrás a sus seres queridos. Las almas más jóvenes, cuya edad era superior a la mía, plantaban sonrisas en el camino y sus voces me alegraban y me robaban tímidas sonrisas que nunca podré olvidar aunque la edad me obligue a ello. Aquel duro camino que momentos antes me había herido los pies ahora se había convertido en un mullido paseo, cuya hierba era tan verde que incluso sentí deseos de quedarme allí tumbada contemplado las estrellas que los mayores pintaban con cariño para todas aquellas almas.

Como el miedo ya no era dueño de mi ser y el pavor se había fugado sin decirme adiós, continué mi largo camino, esperando encontrarme con aquellos que un día soltaron brevemente mi mano y no supieron encontrar una palabra que me consolara ante su repentina partida. Alcé mi largo vestido y salté ríos, mares y océanos como si de simples charcos se tratasen. Escalé empinadas y fuertes paredes de piedra, subí altas montañas y conquisté los picos más importantes, y sin embargo, no encontré a quienes buscaba y la sola idea de no volver a verlos me derrumbó una vez más. Casi había perdido la esperanza de volver a verlos, cuando en la lejanía alguien me llamó por mi nombre. Aquella suave y dulce voz fue como una descarga de emociones tan intensa que no pude reprimir las lágrimas, y en aquel precioso sendero en el que me había detenido para descansar me reencontré de nuevo con aquellas personas y amigos que un día creí que no volvería a ver jamás. Hablamos, reímos, nos abrazamos y yo lloré, tantas lágrimas que hubieran llenado un océano entero, sin embargo ellos, sonrieron por mí, me animaron y me consolaron, y me entregaron un hermoso sueño del que no quería despertar. Pero la voz del más joven habló por los demás, y me dijo, con hermosas palabras: Volveremos a vernos, pero has de despertar, ya has vivido una hermosa fantasía, y es hora de volver a la realidad. Así que tuve que despedirme, pero ya no sentía vacía ni apenada. Ahora que sabía que ellos seguían viviendo en mis recuerdos, volvería a verlos cada vez que mis ojos se cerrasen y necesitase el cariño y su fortaleza para enfrentarme día a día con las adversidades que el mundo me tuviera preparadas.


TAMBIÉN DISPONIBLE EN:

http://poemasdeakashavalentine.blogspot.com.es/2012/07/poema-xxxii-vivir-en-un-sueno-akasha.html

NOTA LEGAL: Akasha Valentine 2012 ©. La autora es propietaria de esta obra y tiene todos los derechos reservados. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2020.


Mié Ago 08, 2018 12:04 pm
Perfil WWW
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 5423
Responder citando
Imagen

POEMA XXXIII- BEBER DE TU BOCA. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL LUNES 29 DE JULIO DE 2012.

LECTURA COMPLETA DE LA OBRA: BEBER DE TU BOCA

Por qué será que cuando me siento a solas a reflexionar sobre los sentimientos que no deseo tener, la soledad embriaga mis sentidos y hace que tu imagen viva aún con más fuerza dentro de mi corazón, como si mi alma tuviera miedo a perderla, y mis simples pensamientos tuvieran pavor de perderse en un profundo abismo de oscuridad donde tu luz nunca podrá llegar. Quiero cerrar los ojos de forma repentina, para sentir el dolor de mis párpados al resquebrajarse, quiero pensar que la locura ahora es sinónimo de cordura, pues cada vez que la oscura noche roza mis labios tengo la pavorosa necesidad de volver sobre mis propias huellas para volver a encontrarte y obligarte a dejarme nuevas cicatrices que me llenen el alma de recuerdos agridulces e imperecederos. Con cada segundo que pasa, mi boca pierde una parte de tu sabor y me siento abatido, fustigado por una pena impuesta, corrompido por el tiempo y azotado por un amor no correspondido. ¿Qué se espera de mí? Me pregunto más a mí mismo que al propio objeto que refleja la borrosa imagen de un cuerpo deshecho por la adoración que te tengo. ¿Acaso soy culpable por idolatrarte, por rendirte culto como si fueras una preciosa estrella del firmamento? Hace tiempo que sé que no estoy seguro de nada, y ahora lo sé, mientras dejo que las llamas de mi ardiente cuerpo consuman estas palabras mientras divago en un viejo sofá de cuero esperando a que tu silueta vuelva a mí.

Deseo ser el estímulo de tus sentidos, la apetencia sexual que te motive a llegar más lejos de aquellos inocentes besos con los que un día de bebiste mi boca, quiero ser el motor que impulse tu cuerpo, el corazón que te guíe en este camino de incertidumbre y pasión con nombre propio. Me siento continuamente perdido, desolado en un mar de recuerdos, donde cada caricia tiene un significado, donde cada marca es un agonizante dolor placentero que no quiero perder con el paso del tiempo. Me siento agrietado por dentro cuando tu cuerpo no está dentro de mí, perdido cuando no puedo sentirte entre mis dedos, y olvidado cuando tus labios no se quedan marcados en las zonas más erógenas de mi piel. Quiero matar a esas palabras que suplican clemencia cuando estamos a punto de alcanzar el cielo, rechino entre dientes vocablos incomprensibles de poco valor que argumentan la necesidad de detenernos antes de que nuestros cuerpos acaben malheridos por el placer. Sentir cada músculo de tu piel sobre mi cuerpo desnudo es como probar la fruta prohibida una y otra vez, es alimentar un sueño que sabemos que morirá antes de que la luna llegue a su punto más álgido y sin embargo nos arriesgamos a crear falsas esperanzas en un lecho desgajado y descuidado. Siempre en alerta, temiendo que esos besos que me das sean códigos secretos en los que me anuncias tu partida, siempre pensando que este último encuentro será nuestro final, y mientras más lo pienso más me aferro a tu boca para no dejarte marchar.


TAMBIÉN DISPONIBLE EN:

http://poemasdeakashavalentine.blogspot.com.es/2012/07/poema-xxxiii-beber-de-tu-boca-akasha.html

NOTA LEGAL: Akasha Valentine 2012 ©. La autora es propietaria de esta obra y tiene todos los derechos reservados. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2020.


Mié Ago 08, 2018 12:06 pm
Perfil WWW
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 5423
Responder citando
Imagen

POEMA XXXIV- MI MUNDO SIN TI. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL LUNES 31 DE JULIO DE 2012.

LECTURA COMPLETA DE LA OBRA: MI MUNDO SIN TI

Como si se tratase de una densa bruma tu resplandeciente imagen se ve rápidamente emborronada por unas lágrimas que no quiero tener, mientras mis dedos se alzan en el aire con cierta desesperación intentando alcanzarte para después rogarte que no te vayas. El aroma de tu piel se desvanece, como el humo del cigarrillo que en estos momentos sostengo entre mi mano y mi boca, mientras me quedo aquí sin poder decir nada, desviando de vez en cuando la mirada para no tener que ver tu derrotado rostro a través de un viejo marco desgastado y cubierto por un cristal lleno de polvo. ¿Cómo puede la gente seguir adelante cuando la persona que más te importa te ha dicho adiós de forma repentina? A mí me resulta imposible continuar como si nada hubiera cambiado en mi vida, pues tu apresurada partida me ha dejado una sensación de vacío que nadie más puede llenar, ni con palabras, gestos o imágenes. Sólo quiero volver a estar a tu lado antes de que mi alma muera enferma de amor. Tiéndeme de nuevo esa mano que nunca fue mía pero que siempre estuvo ahí para mí. Ya sea desde el cielo o el infierno, quiero sujetarme a ella con firmeza para poder volver a estar de nuevo a tu lado, aunque sea en un mundo donde los sentimientos no tienen valor alguno.

Sabes, amor mío, ya no quiero seguir viviendo, pues la vida que se abre paso ante mis ojos no parece ser la mía, para mí esta carente de sentido, y tristemente me doy cuenta de que ya nada es lo mismo. Ojalá hubiera podido ser el dueño de tu destino, el señor de tu propio tiempo para que así nunca hubieras tenido que preocuparte de tu propia mortalidad. Odio todo cuanto me rodea, pues todo lo que tengo me recuerda a ti, y por más que intento alcanzar el cielo que un día alguien enamorado puso ahí, soy incapaz de arrancarlo con mis propias manos y así olvidar las miles de noches que pasé en vela acurrucado entre tus brazos contemplando las estrellas del firmamento e imaginando miles de sueños en los que te haría vivir un sin fin de aventuras. Estoy tan cansado, tan fatigado de no saber que hacer con este cuerpo y alma que ya nada me importa, y lo único que deseo es que la muerte venga pronto para llevarme contigo a un lugar donde el dolor no sea el timón que mueve este barco. El amor es un sentimiento caprichoso que incluso he comenzado a detestar con todas mis fuerzas, pues primero te llena de una felicidad inmesurable para después arrebatarla con violencia y brusquedad mientras piensas qué mal has podido hacer para que la vida te trate de esa manera

¡Dios mío! Cómo deseo que está noche la muerte se enamore de mi persona, para que nunca más vuelva a abrir los ojos, para que mi lecho sea a la vez mi propia tumba, que solo me siento cada vez que pienso que tú ya has partido a un lugar donde me es imposible volver a encontrarte. Nada es eterno ni duradero, este amor ya estaba destinado a su final desde el mismo día en que sujeté tu mano por primera vez entre mis dedos. Me siento cansado, harto de esperar a que vuelvas a mis sueños como si nada de esto hubiera pasado jamás. Sé que los muertos no pueden volver a la vida, que la persona que se va no debe de volver jamás, pero si alguna vez fui alguien importante ti, te ruego que acudas en mi búsqueda, pues mis pies ya están fatigados, mi boca sin aliento y mi alma tan destrozada que ya no tengo ganas de nada. Quiero llorar sin descanso, ahogar a este dolor que oprime mi ser hasta hacerme enloquecer, ya no sé quién soy o quién fui, sólo sé que soy alguien que no quería ser. Cómo me atormenta tu muerte, hasta el punto de hacerme perder el poco juicio que me queda, ojalá esta noche mi vida llegué al final, pues mi mundo sin ti está cargado de tristes recuerdos demasiado pesados como para seguir llevándolos de un lado a otro sin que me afecten.


TAMBIÉN DISPONIBLE EN: http://poemasdeakashavalentine.blogspot.com.es/2012/07/poema-xxxiv-mi-mundo-sin-ti-akasha.html

NOTA LEGAL: Akasha Valentine 2012 ©. La autora es propietaria de esta obra y tiene todos los derechos reservados. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2020.


Mié Ago 08, 2018 12:08 pm
Perfil WWW
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 5423
Responder citando
Imagen

POEMA XXXV- SENTIRSE CERCA DE ELLA. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL JUEVES 9 DE AGOSTO DE 2012.

LECTURA COMPLETA DE LA OBRA: SENTIRSE CERCA DE ELLA

Abrazada por una multitud de cuerpos inamovibles intento fijar mi mirada sobre tu cuerpo, sin pestañear ni tan siquiera un solo segundo por miedo a perderte. Anhelando ser la copa que sostienes entre tus dedos, saboreo con la punta de mi lengua el embriagador aroma de tu perfume, mientras te llamo sin saber tu nombre con estas palabras silenciosas que pronuncio con mis labios agrietados por el dolor que me produce tenerte tan cerca y no poder tocarte con ellos. Con cierto temor, desconfianza y sospecha ladeo mi cabeza esperando encontrarme cara a cara con tu piel desnuda y tus hombros decorados por unas cintas de color negro. ¿Qué palabras serían las apropiadas para abordarte sin asustarte? ¿Qué tono debo de emplear para que me creas cuando te diga que mi destino quiere unirse al tuyo para toda la eternidad? ¿Qué sabor tendría mi boca en tu lengua y qué rastro de aroma nos quedaría después de besarnos? Demasiadas preguntas que responder en un espacio tan pequeño como este. Quiero abordarte sin prisa, pero sin pausa, quiero acercame hasta ti y susurrarte al oído que eres lo más hermoso que mis ojos han contemplado jamás. Tú y sólo tú eres la reina que ahora gobierna con mano dura mis fantasías, dejándome pequeñas migas que me conducirán hasta el reino de tu corazón.

Te confieso aquí y ahora que quiero estar contigo cada noche de mi vida, para después poder contemplar a tu lado todas las mañanas que vengan a mi existencia hasta el día de mi muerte. Quiero confesarte que puede que no siempre tengas una feliz sonrisa en los labios, pero te aseguro que haré todo lo que esté en mis manos para apartar con suma rapidez las dudas que acechan a tu mente para devolverte esos momentos de felicidad que un día la desolación quiso llevarse consigo. ¿Cómo no voy a amarte si cada vez que te miro sé que no existe luz más brillante en el firmamento que la que desprende tu alma cuando te observo desde la lejanía? ¡Dios mío! ¿Eres real? ¿De verdad existes? ¿No eres un producto de una imaginación desbordada por la locura y afectada por la pena de no ser cuerda? Un alma como la mía ¿es merecedora de este amor que está naciendo dentro de mí y que sin lugar a dudas me hará mejor persona? Una vez más demasiadas preguntas sin respuesta, actos inamovibles que esperan recibir las ordenes de cuerpo y mente. Ven, siéntate a mi lado amor mío, para que el silencio nos llene y las horas nos envidien. Te prometo, mi amor, que un día llenaremos los espacios vacíos que la tristeza ocupó con premura para reclamarlos como suyos. Nunca habrá en el mundo una persona que te ame más de lo que yo te amo, de eso puedes estar segura, así que tranquila, túmbate a mi lado hasta que el día se convierta en noche y Caronte venga a buscarnos para llevarnos a un lugar donde el miedo tiene una fuerza devastadora.

Y si con estas palabras aún no logro convencerte de que mi amor por ti es verdadero, te juro, amor mío, que haré todo cuanto esté en mis manos para poder hacerte la mujer más feliz del mundo, buscaré en los confines del universo esas palabras que tanto necesitas oír en cada momento del día, removeré con mis propias palmas cada roca de este planeta para intentar hallar las sensaciones que tanto esperas con cada segundo que se escapa de nuestras manos, buscaré en los mares y océanos más terribles esas lágrimas que un día derramaste más por dolor y angustia que por otra razón y te las devolveré sanas y salvas liberadas de cualquier tipo de carga, para que nunca te falte de nada, para que nunca más te vuelvas a sentir tan sola. Para mí no habrá distancia alguna entre el cielo y la tierra, porque si es para ti iré donde haga falta y haré todo lo que esté en mis manos para poder darte el mejor sueño que un ser humano puede anhelar. Quiero estar cerca de ti, ahora y siempre, para no sentirme tan vacío cuando esta noche te vuelva a verte marchar en brazos de otro hombre que no te ama. Ven, date prisa, date la vuelta, mírame a los ojos y deja que el universo actúe. Estoy seguro de que cuando tus ojos me miren no habrá nadie más en esta sala para ti, y entonces, sólo en ese instante, me atreveré a susurrarte todas estas palabras sin sonido y plasmadas en un viejo papel donde el olvido las consume.


TAMBIÉN DISPONIBLE EN:

http://poemasdeakashavalentine.blogspot.com.es/2012/08/poema-xxxv-sentirse-cerca-de-ella.html

NOTA LEGAL: Akasha Valentine 2012 ©. La autora es propietaria de esta obra y tiene todos los derechos reservados. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2020.


Mié Ago 08, 2018 12:12 pm
Perfil WWW
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 5423
Responder citando
Imagen

POEMA XXXVI- LA ÚLTIMA COPA. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL LUNES 27 DE AGOSTO DE 2012.

LECTURA COMPLETA DE LA OBRA: LA ÚLTIMA COPA

Lo sé, los segundos comienzan a ser como molestas agujas que se clavan en la piel y nos invitan a movernos para entablar una absurda conversación donde en realidad sabemos que las palabras son simples objetos decorativos que interrumpen al ardiente deseo que habita en nuestro interior. Te confieso, aquí y ahora engullido por un murmullo constante del que no podemos escapar ni silenciar que no siempre estoy mirándote el vórtice de tu espalda desnuda, pues si lo hago de forma continuada tú te sentirás incómoda y yo dañado, así que de vez en cuando desvío ligeramente la mirada hasta tu última copa, donde la huella de tus labios impresos hace el amor con las penúltimas gotas de ambrosía, y ansío desesperadamente ser el recipiente de cristal transparente al que no le ruborizan las miradas extrañas que le observan con recelo y anhelo.

Cierro lentamente los ojos, como si mis párpados fuesen un pesado telón de acero, pero rápidamente me veo obligado a levantarlo por miedo a verte desaparecer en mitad de la muchedumbre que te rodea con sus brazos desnudos y sus cuerpos cubiertos de finas telas de distintos colores y formas. Puede que no siempre no emplee hermosos gestos o elocuentes palabras que susurrarte al oído mientras tú estás a mi lado, aquí callada esperando a que termine, saboreando el tacto de mis vocales e ingiriendo con lentitud la forma de las consonantes que caen por tu garganta mientras sus manos te arrancan pequeños gemidos silenciosos de placer. El amor era un sentimiento demasiado complicado para mí hasta el día en que te conocí, y desde ese mismo instante toco cambió, todo se volvió más fácil y transparente, podía ver a mi alma con total claridad como si la estuviera observando a través de un cristal.

Tu sencillez, tu forma de ver el mundo, tu belleza externa, tu yo interior, toda tú y a la vez toda mía, así te veo cuando mis pupilas te contemplan desde la lejanía. Eres como un regalo para los ojos de quien desea contemplarte. Pero en la intimidad de nuestra habitación solamente yo puedo llegar a conocerte a fondo y te confieso que eres como un regalo del que nunca querré deshacerme. Tal dulcemente maravillosa, tan sensible que siempre tengo ganas de abrazarte para consolarte, tan frágil que hasta temo sostenerte entre mis brazos por miedo a romperte, pero tan fuerte y valiente que muchas veces olvido quién eres en realidad y de lo que eres capaz aunque yo no esté a tu lado apoyándote. Así eres, una mujer que es capaz de hacerme perder la cabeza, la princesa de mi propio cuento de hadas, la criatura más maravillosa con la que un hombre puede soñar.

Apura esta última copa como si de la última gota de vida se tratase, porque quiero volver a casa para tenerte sólo para mí. Para contemplarte mientras sueltas tu cabello de toda atadura y te deshaces de ese molesto vestuario que oculta la verdadera forma de tu cuerpo. Quiero verte sumida en un sueño relajante, quiero memorizarte mientras tu torso desnudo se relaja en una bañera con pies de gato. No me hace falta nada más para ser feliz, porque cuando extiendo mi mano en el aire siempre encuentro la tuya ahí tendida esperándome, para entrelazar nuestros dedos sin miedo. Sé que a tu lado seré feliz, y hallaré mi propio lugar en el mundo, así que date prisa y deja que mis dedos hablen por mí esta noche. Quiero acariciarte hasta la noche se vuelva día y la luz se vuelva a convertir en oscuridad. Quiero tenerte para siempre entre mis brazos, aunque la muerte insista algún día en que debo dejarte y decirte adiós para siempre.


TAMBIÉN DISPONIBLE EN:

http://poemasdeakashavalentine.blogspot.com.es/2012/08/poema-xxxvi-la-ultima-copa-akasha.html

NOTA LEGAL: Akasha Valentine 2012 ©. La autora es propietaria de esta obra y tiene todos los derechos reservados. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2020.


Mié Ago 08, 2018 12:17 pm
Perfil WWW
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 5423
Responder citando
Imagen

POEMA XXXVII- UN MISMO LATIDO. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL LUNES 30 DE AGOSTO DE 2012.

LECTURA COMPLETA DE LA OBRA: UN MISMO LATIDO

Esta repentina carencia involuntaria de compañía me provoca cierto pesar, y me siento obligado a plasmar mi dolor entre unas líneas que nadie más que yo leerá. Mi cabeza está llena de pensamientos melancólicos, recuerdos ausentes carentes de emociones cuya única motivación para seguir adelante es la de hallar la muerte en el olvido. Mis temblorosas manos han comenzado a bailar sin control alguno sobre las líneas que forman mi rostro intentando encubrir unas lágrimas sazonadas por la amargura y alimentadas por la pena que me provoca tu repentina partida. No importa en qué dirección obligue a mis ojos a posarse, todos los objetos siguen colocados en su sitio y sin embargo algo dentro de mí ha cambiado, mi corazón se está derrumbando, mi alma se está haciendo pedazos mientras mi mundo se queda sin un motivo por el que merezca la pena seguir luchando. No lo entiendo, o quizás no lo quiero comprender, por eso soy incapaz de darme la vuelta y enfrentarme a la realidad. Si hablo enmudezco, si callo me ahogo, y si me falta el aire lucho por seguir respirando para poder encontrar la manera de retenerte a mi lado aunque solo sea durante un segundo más.

¿Acaso hice algo mal? ¿Hablé en algún momento sin tener motivos para hacerlo? ¿No fui cortés cuando debería haber inclinado todo mi cuerpo para besar el suelo que pisabas? Quizás este amor que un día te ofrecí de buena voluntad nunca supo amoldarse a tu corazón, es como si el molde con el que hubiera sido fabricado no encajase en tu persona.
¿Por qué me siento así ahora? Sin motivaciones, sin aspiraciones, vacío, lleno de rabia y dolor, consumido por esta amargura que corre por mis venas y me obliga a perder el control. No lo entiendo, pues cada vez que veo tu imagen impresa en las fotografías que decoran las paredes de nuestra casa encuentro tu lado más tierno y amable en ellas. Aunque ya nada importa, porque ahora mismo lo único que me queda de ti son un puñado de recuerdos sujetos en una sola mano cuya vida se va apagando a medida que los voy rompiendo. Quiero preguntarte: ¿por qué lo hiciste? ¿Por qué me dejaste sin razón ni motivo? ¿No fui lo suficientemente amable? ¿No te amé hasta desgastar mi alma por completo? ¿No tuve el suficiente valor para quitarme este pesado corazón y entregártelo en una bandeja de plata para que hicieras con él lo que te diera la gana?

Son demasiadas las preguntas, y para todas ellas sólo existe una única respuesta, tu adiós. Puede que decir ¡lo lamento! en estos momentos no sea lo más apropiado, pero es lo que siento en estos mismos instantes. Quiero que vuelvas a mi lado y me hagas olvidar que este sueño un día se convirtió en una pesadilla de la que no podía despertar. Tal vez suene a excusa barata, pero siento que si ahora no acortamos las distancias no lo haremos nunca, así que ábreme de nuevo la puerta de tu corazón, déjame entrar de nuevo en tu vida para ser un hombre mejor, para amarte como te mereces ser amada, para alzarte en el pedestal que mereces estar y resarcirte por todos los malos momentos que te he hecho pasar. Sé que que no quieres verme, no hace falta que lo digas, pues tu rostro ya habla por ti, pero sé que en lo más profundo de tu corazón sigues sintiendo algo por mi persona, así que déjame tocarte, retenerte entre mis brazos y compensarte por este pesado vacío que ahora llena nuestras vidas. Si necesitas que me calle lo haré, ahora y siempre. Pídeme lo que quieras, pues estoy aquí para dártelo, y no importa cuánto tenga que hacer para ganarme de nuevo tu confianza, porque haré lo que sea para que vuelvas a ser la princesa de mi sueños. Sólo te necesito a ti para ser feliz, así que, ¿qué me dices, pequeña? ¿Tengo una nueva oportunidad para hacerte feliz?


TAMBIÉN DISPONIBLE EN:

http://poemasdeakashavalentine.blogspot.com.es/2012/08/poema-xxxvii-un-mismo-latido-akasha.html

NOTA LEGAL: Akasha Valentine 2012 ©. La autora es propietaria de esta obra y tiene todos los derechos reservados. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2020.


Mié Ago 08, 2018 12:19 pm
Perfil WWW
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 5423
Responder citando
Imagen

POEMA XXXVIII- RECUERDA QUE SIEMPRE TE AMARÉ. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL VIERNES 07 DE SEPTIEMBRE DE 2012.

LECTURA COMPLETA DE LA OBRA: RECUERDA QUE SIEMPRE TE AMARÉ.

Te hablaré está noche de un sueño del que nunca querré despertar, donde la esperanza se ha quedado rezagada, donde las huellas que un día dejé impresas en el suelo ya no están, pues casi por arte de magia parecen haber recordado el camino de vuelta al hogar. Te contaré a través del suave y gélido viento que el lugar al que voy todas las noches siempre está embriagado con el olor de tu perfume, y siento que la nostalgia que un día llegó a mi corazón se hace menos pesada, porque una parte de ti se ha quedado atrás. He decorado este pequeño espacio con muros bajos, para que cuando me detenga a descansar pueda asomarme por encima de ellos y tocar el cielo con las manos extendidas, para alcanzar la estrella más brillante del firmamento. Esa que se ilumina solo para mí, la misma que un día me dijiste que había sido fabricada con pedazos de tu corazón para que nadie más que yo pudiera encontrarla.

Narraré en mis cuadernos de viaje ahora vacíos y sin letras la maravillosa experiencia que me supone seguir las pisadas que me dejó tu sombra para que cuando me sienta abatido por la distancia que nos separa pueda volver a encontrarte en esta noche que nos alcanza. Me siento avergonzado, casi podría llegar a agachar la cabeza en señal de disculpa, pues sin darme cuenta he comenzado a idolatrar a esa mujer que se asemeja a ti, pero que no eres tú, que se aparece en mis sueños con tu forma y figura, pero que en realidad sólo tiene de ti lo que más me gusta, y la sigo sin decir nada, mientras tarareo su nombre hasta desgastar el poco aliento que me queda, y mi lengua se traba intentando articular palabra alguna con la que iniciar una conversación ilusa y carente de sentido.

Ahora lo entiendes, ¿verdad? Lo sencillo que me resulta caer en esta falsa esperanza convertida en sueño. Podría alzar mis manos y convertirlas en ramas ajadas si me lo propusiera, incluso me atrevería a remover el cinturón de tierra que me ata a este pesado orbe con tal de alcanzarte, todo esto por tenerte cerca. Haría cualquier cosa por ti, pues al fin y al cabo eres la luz que me guía en mi día a día, el lucero más brillante de mi universo, la única persona que necesito a mi lado para seguir teniendo un motivo por el que despertarme cada día cuando la luz del sol baña mi cuerpo. Es tan sencillo errar que casi siento miedo de sentir algo por ti, por eso ingenuamente me refugio en mis sueños, donde todo parece más sencillo, donde el dolor sólo es una amarga palabra que pasa de forma apresurada sin dejar rastro alguno cuando se desvanece por nuestra garganta.

Perdóname, está noche me he vuelto a sentir dividido entre la razón y los sueños. Por un lado quiero volver a traerte de vuelta a este imperfecto mundo donde soy el rey, el único espacio en el que mi imaginación es capaz de protegerte de todo mal, donde eres eterna y el tiempo no tiene la capacidad de arrebatarte de mi lado y llevarte a un lugar donde la distancia es como una lanza que es capaz de atravesarme el corazón y herirme de muerte. Lo ves, incluso soy capaz de enmascarar mis verdaderos sentimientos con palabras teñidas de amargos sentimientos con tal de no herirte, porque eres lo que más me importa. Podría estar diciéndote te quiero toda la noche, pero cuando el alba llegase tendríamos que decir adiós, con el corazón encogido en un puño, con los ojos empañados en lágrimas y la voz rota por el dolor. No tengo valor así que, aunque te duela, déjame que vuelva a un lugar donde los sueños son menos crueles, y hasta que te vuelva a tener entre mis brazos permíteme soñar una vez más con esa mujer que vive en mi alma y mora en un lugar donde nadie la podrá jamas alcanzar.


TAMBIÉN DISPONIBLE EN:

http://poemasdeakashavalentine.blogspot.com.es/2012/09/poema-xxxviii-recuerda-que-siempre-te.html

NOTA LEGAL: Akasha Valentine 2012 ©. La autora es propietaria de esta obra y tiene todos los derechos reservados. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2020.


Jue Nov 01, 2018 12:34 am
Perfil WWW
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 5423
Responder citando
Imagen

POEMA XXXIX- EL AMOR QUE NO SE OLVIDÓ DEL TIEMPO. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL LUNES 17 DE SEPTIEMBRE DE 2012.

LECTURA COMPLETA DE LA OBRA: EL AMOR QUE NO SE OLVIDÓ DEL TIEMPO.

No importa lo rápidas que sean mis zancadas o lo despacio que se muevan las manecillas de mi reloj de pulsera, bajo un cielo cubierto por luces artificiales me juré que aprendería a amar una vez más. Me repetí una y otra vez sin cesar “amaré de nuevo y aprenderé a ser amada como lo fui en mi vida pasada”. Porque con cada paso que daba quería mantener viva esa esperanza, la idea de recuperar un amor que se fue, un sentimiento que apenas tuvo tiempo o espacio para madurar, o para encapricharse de mi joven e inexperto corazón. Ojalá la nieve que un día cubrió de forma repentina esta joven alma que habita en mi interior se derrita lo más deprisa posible, para que de esta manera pueda seguir abrazando con fuerza esos sentimientos que un día se quedaron congelados en el tiempo y los cuales me impidieron ver más allá de mis propias narices. Quisiera que esa voz que un día fue mía no se marchara de mi lado, pero al igual que tu olor o tu forma de ser se fueron sin decirme adiós y tan sólo me quedó una destrozada estampa en la que todos mis sueños se hacían mil pedazos.

Me he jurado a mí misma que la noche ya no tendrá más tinieblas a las que temer, que la pena no será una condena, y la arrogancia no tendrá valor alguno en mi nueva vida que comienza con el amanecer de esta nueva mañana. Para no olvidarme de mis infinitas promesas me haré con una vieja maleta en la que meteré todos mis sueños aún por cumplir, bordaré entre sus telas todos los proyectos que aún están por llegar, y encadenaré mi propia ambición al asa para que así siempre sepa donde debo de acudir para no olvidarme de todos ellos. ¿Puedo ser honesta? ¿Afirmar que ya no me dejaré afectar más por sentimientos tan vulgares como el desconsuelo, la angustia, el tormento o el calvario? Me gustaría pensar que sí, pero tal vez este ideal de sueño sea sólo una bonita imagen compuesta por el anhelo de ser alguien merecedor de un nuevo amor. Temo ser una mujer inmadura, vulnerable en muchos aspectos y demasiado soñadora. Pero es que me siento demasiado feliz ante la idea de volver a encontrar de nuevo el amor, esa sensación que de forma única nos hace especiales aunque solamente sea durante un breve periodo de tiempo.

Tengo ganas de llorar, y eso que me había jurado a mí misma que no lo volvería a hacer, porque ahora no tengo un pecho sobre el que derramar estas lágrimas, ni un cuerpo al que rodear hasta que el desconsuelo sea sólo un amargo recuerdo. Si pudiera volver la vista atrás, estoy casi segura de que volvería a enamorarme de ti sin pensármelo dos veces, porque tú representabas mi mundo perfecto, con tu dulce apariencia vestido de cuero negro. Llámalo como quieras, el amor no consiste sólo en momentos felices, también el dolor es una parte importante en el proceso del aprendizaje. Los dos son sentimientos que no pueden estar separados porque se han jurado lealtad mutua.
Unidos de la mano llenan los corazones de muchas personas, sin embargo, la balanza siempre se inclina a favor de uno o de otro, y en mi caso perdí la partida que tanto deseaba haber ganado.


TAMBIÉN DISPONIBLE EN:

http://poemasdeakashavalentine.blogspot.com/2012/09/poema-xxxix-el-amor-que-no-se-olvido.html

NOTA LEGAL: Akasha Valentine 2012 ©. La autora es propietaria de esta obra y tiene todos los derechos reservados. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2020.


Jue Nov 01, 2018 12:40 am
Perfil WWW
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 103 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron
Powered by phpBB® Forum Software © phpBB Group
Designed by ST Software for PTF.
Traducción al español por Huan Manwë para phpBB España