Buscar temas sin respuesta | Ver temas activos Fecha actual Lun Dic 06, 2021 4:30 pm



Responder al tema  [ 38 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3  Siguiente
Poesía Independiente de Akasha Valentine. 
Autor Mensaje
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 4860
Responder citando
Imagen

OBRA NÚMERO XV - POEMAS INDEPENDIENTES. MIRARLA ES PENSAR. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL 21/02/2012.

Su vestido blanco ondeado por el viento me trae demasiados recuerdos y aún así los sigo queriendo tener a mi lado a pesar de lo cansados que puedan parecer mis ojos cuando la miro. Sus cabellos, del color del trigo, se mueven indisciplinadamente, pero ella simplemente espera de forma paciente a que extienda mi mano para tocarla y ordenárselos como solía hacerlo en el pasado. Sus ojos, ahora inexpresivos, no parpadean ni se mueven, se han quedado inmóviles viéndome desprenderme de una vieja emoción que nunca quise llevar sobre mis hombros, pero que por apego a su persona la cargué durante demasiado tiempo a mis espaldas para no preocuparla. La miro, sí, pero no de la forma en la que ella espera ser observada, pues sus hombros descubiertos no me dicen nada, el nudo que descansa sobre su cuello y el lazo que la rodea no me atrae en absoluto y cuanto más tiempo me paso observándola, más caigo en la cuenta de que en realidad lo que me sucede cuando la miro es que no la veo como es, sino como me gustaría que fuera. No puedo hablarla de amor, pues es una palabra que desconozco cuando estoy a su lado, y como tengo miedo de hacerle daño me quedo callado mientras su sonrisa, ahora forzada por sus propias emociones, reprime con astucia lo que en realidad siente.

Sé que llora por mí. Cuando no la miro se acurruca en brazos de otra persona y expresa sin miedo todas esas emociones que conmigo no se atreve ni tan siquiera a esbozar. Sé que su diminuto cuerpo es fácil de abarcar, pero cuanto más lo pienso, menos me seduce la idea de ser yo quien la consuele, a pesar de ser consciente de que sus ojos nunca dejan de posarse en mi persona aún cuando no la miro. Decirle “me gustas” es como intentar batir unas alas dibujadas en la espalda, es crear falsas ilusiones en alguien a quien en realidad sólo aprecias cómo es, pero si con ello le hago feliz se lo diré y una mil veces con tal de calmar su llanto y verla sonreír aunque simplemente sea por lavar mi conciencia de todo este remordimiento que habita en mi interior. Sé cuán amarga puede ser la soledad, pues al igual que ella me ama a mí, yo a su vez pienso en otra mujer que no es ella, mientras me pregunto si mi verdadero amor me verá de la misma forma en la que yo contemplo a mi amiga.

Hoy la he visto caminar con la mirada en el horizonte y sumergida en sus pensamientos, y me he quedado quieto en la orilla del mar esperando verla alejarse de mí para poder seguir pensando en cómo vivir mi propia vida sin hacerle más daño. Mirarla es pensar en mi propio dolor, verla contener sus lágrimas cuando no le digo lo que quiere oír es derrarmar las mías propias en el interior de mi pecho. Sin saber muy bien qué hacer la beso por lástima y lo único que hago es cavar más hoyos de confusión en una relación que no irá a ninguna parte. Ojalá alguien nos salvara de nuestra propia destrucción, pues cuanto más tiempo pasamos juntos, más crece nuestro calvario. Y ya no me siento con fuerzas de aferrarme al pasado, ni de vivir en los recuerdos que un día formamos, lo único que nos queda son piezas incompletas cuyas formas se han roto y no encajan en ninguna composición de nuestra vida. Por eso quiero verla irse de mi lado, ahora, pues su rostro aún sigue esbozando una gran sonrisa y así es como quiero recordarla por última vez.


TAMBIÉN SE ENCUENTRA DISPONIBLE EN: http://www.akashavalentine.com/akasha/node/3092

Nota: Todos los poemas aquí publicados son de Akasha Valentine © 2012, y la autora es propietaria de los derechos de autor. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2021.


Mié Jun 27, 2018 11:31 am
Perfil WWW
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 4860
Responder citando
Imagen

OBRA NÚMERO XVI - POEMAS INDEPENDIENTES. EMPÁPATE DE MIS EMOCIONES. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL 26/02/2012.

He oído que estás con otra, y aunque la noticia no me pilló por sorpresa sí que lo hicieron mis emociones, que una a una tuve que ir atendiendo para no volverme loca. He caminando sin rumbo fijo, con los pies descalzos y las manos agrietadas, por este largo pasillo que no parece tener final, pues cuando termino el recorrido marcado por mis huellas me doy la vuelta escudriñando cada centímetro de madera intentando hallar las tuyas para recogerlas con mis manos y enmarcarlas para siempre en cuadros reforzados de acero para que no huyan de mí cuando las atosigue a preguntas sobre tu próximo paradero. Violentamente he arrancando las agujas de todos los relojes que tenía por casa para que las horas se consuman conmigo y comprendan que sin ti la vida ya no tiene ni razón ni sentido. Incitada por la locura y animada por el desaliento he dibujado tu rostro en las paredes donde antes estaban colgadas tus fotografías con la sangre de mis venas ahora abiertas cuyo torrente fluye sin medida proporcionando más material con el que poder trabajar sin descanso. Pero cuanto más alejo de mi propia creación, más me doy cuenta de que siempre le falta algo, así que una a una me he ido quitando las tiras que forman mi piel para pegarlas a tu cuerpo y así crear visualmente la sensación de que estás vivo conmigo en esta habitación.

Me apoyo contra ti, pero no puedes tocarme, ni hablarme, ni tan siquiera llego a sentirte, tal vez sea porque no tienes un recipiente en el que poder depositar todas las emociones humanas, así que hundo mis dedos y rompo mis costillas para darte mi corazón, ahora hecho pedazos para que de esta forma puedas estar vivo, aunque no seas perfecto, a tu propia imagen y semejanza. He descolgado el teléfono y he arrancando el cable de la línea para atar la única mano que me queda a la que yo de forma desinteresada te he regalado, para que de esta forma podamos entrecruzar nuestros dedos como si aún siguiéramos estando juntos, sin importar los días, meses o años que han pasado desde que tú te fuiste sin decirme adiós. Una loca debo de parecer a ojos de quien me contemple, con tristeza o melancolía, una mente desequilibrada dicen que debo de tener, pero ellos no saben cómo me siento cada instante de mi vida en el que cada segundo de consciencia es un como un clavo en mi propio ataúd. Respirar es alargar mi condena, ni tan siquiera en los sueños encuentro el descanso que necesito y en mitad de la noche, mecida por las pesadillas, me ahogo con mi propio llanto gritando tu nombre, llegando incluso a asustar a las fisgonas estrellas que se asoman al pie de mi ventana para averiguar qué me pasa.

Estoy agotada, pues ni la muerte quiere tenerme a su lado y en lugar de venir a verme me envía a su hija la melancolía para que me haga de guía durante todo el día. Me alejo una vez más de tu retrato, casi está completo, tal vez sea mi perturbada imaginación pero creo que intentas articular alguna palabra con la mitad de los labios que te he regalado, pero no puedes hablar y para mí casi que es un alivio no poder oírte, puesto que si te escucho probablemente oiré algo que no desearía jamás escuchar y así es como ahora soy yo quien gobierna tu vida, al igual que el pasado tú lo hacías con la mía. Ojalá la radio tuviera pilas, o su largo cable no me hubiese servido como herramienta con la que acabar con mi propia vida, pero ya es demasiado tarde para arrepentirse de lo que no debería haber hecho segundos antes de crearte, puesto que ahora ya estamos juntos, en este imperfecto mundo donde cada uno vive su propio infierno en vida. Dudo si morí el día en que me dieron la noticia de que tú te habías ido de mi lado para siempre o si fue mucho después cuando exhale el último aliento, pues nada de eso importa ya, porque en estas agrietadas paredes te tengo solo para mí y es lo único que me importa en estos momentos.


TAMBIÉN SE ENCUENTRA DISPONIBLE EN: http://www.akashavalentine.com/akasha/node/3314

Nota: Todos los poemas aquí publicados son de Akasha Valentine © 2012, y la autora es propietaria de los derechos de autor. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2021.


Mié Jun 27, 2018 11:32 am
Perfil WWW
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 4860
Responder citando
Imagen

OBRA NÚMERO XVII - POEMAS INDEPENDIENTES. IMPÍO PLACER. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL 28/02/2012.

Me pregunto a donde habrán ido tus besos, ahora que tu ausencia es un hecho que no estoy dispuesta a aceptar. Me siento desorientada, tiempo atrás tu mano fue mi brújula y tu corazón mi destino, tu boca el puerto en el que podía atracar a mis labios y tu lengua la extensa llanura en la que podía relajarme durante horas. Los amigos dicen que el dolor mitigará y que los días me ayudarán a cerrar esa gran herida que tú has dejado en mi alma, pero en el fondo de mi ser deseo que se equivoquen, pues me da miedo sanar y afrontar que el mundo sigue siendo el mismo, aunque tú ya no sigas en él para demostrármelo. No ceso de pensar en ti, y cuanto más te recuerdo más sofocados veo a mis ojos, que sin cesar de llorar hablan por las palabras que no soy capaz de pronunciar a pesar de tenerlas ya formadas en la punta de mi lengua. ¿Cómo voy a aceptar tu partida si aún sigo recordándote en mi cabeza? ¿Si cuando me desnudo hundo las yemas de mis dedos sobre mi cintura desnuda e imagino que me sigues tocando como lo hacías en vida? Dime, amor mío, ¿cómo se afronta una pérdida tan importante en la vida de uno, si la persona a la que amas te ha dejado atrás a pesar de que ninguna de las dos partes ha podido hacer nada para evitarlo? El constante silencio es lo único que consigo siempre, en un lecho en el que meses atrás había risas y gemidos de placer. Si pudiera hacer algo para cambiar este momento lo haría sin dudarlo, si me concedieran un último regalo sería poder volver a oír tu voz, aunque sólo fuese durante una milésima de segundo, para fingir que tu presencia aún sigue viva en esta vacía e inocupada estancia. Dios, me pregunto dónde se han metido esos sueños que aún nos faltaban por cumplir, en qué lugar se han quedado esos viajes y lugares que juramos un día visitar. Las maletas aún siguen guardadas dentro del armario, y creo que estarán allí durante más tiempo del que imaginan, porque alguien me ha robado las ganas de seguir adelante y se ha llevado lo más importante en mi mundo: a ti.

TAMBIÉN SE ENCUENTRA DISPONIBLE EN: http://www.akashavalentine.com/akasha/node/3405

Nota: Todos los poemas aquí publicados son de Akasha Valentine © 2012 , y la autora es propietaria de los derechos de autor. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2021.


Mié Jun 27, 2018 11:32 am
Perfil WWW
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 4860
Responder citando
Imagen

OBRA NÚMERO XVIII - POEMAS INDEPENDIENTES. LA FUGA DEL TIEMPO. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL 04/03/2012.

Silencio, ruego. Pues agitado me encuentro. Pues mi espesa sangre fluye a través de mi cuerpo, y desconcertada se mueve creando remolinos. Veo al tiempo inmóvil colgado de la rama de un árbol, fingiendo yacer en sumido letargo del que no quiere despertar. Me hace sentirme inquieto, y despierta en mí una sensación de desasosiego, como si miles de mariposas viviesen en el interior de mis entrañas, anidando en los más oscuros rincones hasta que la muerte las convierta en polvo. La punta de mi lengua chasquea en mi paladar, me siento confuso, intentando expresar las palabras que no sé como deben ser conjugadas, nada es lo que parece y todo me resulta tan familiar que ya no sé si lo que estoy viviendo es real o sólo una vaga ilusión con la que un día imaginé que sería mi vida perfecta.

Me tumbo, pues estoy cansando, descalzo mis pies y reposo las plantas sobre el suelo, el aire corre a través de los huecos que se forman entre mis apartados dedos, y donde mi cabeza reposa dejo descansar también a mis proyectos y ambiciones aún sin gestarse en mi ser. La vida es demasiado confusa para mí, pues cuando llego a un punto nuevas flechas me indican lugares y caminos que aún no he tenido tiempo de recorrer, y siento que me conducen a callejones sin salida, en los que me ofuscaré y me debilitarán hasta creer que nada valgo y que de poco sirvo. ¿Te has sentido tú alguna vez de la misma manera que yo?

Es difícil decirlo, pues cuando vives tan afligido crees que las palabras que utilizas pueden volver a dañarte, y así derrotado huyes de tu propio reflejo intentando encontrar un lugar en el mundo en el que la derrota no se convierta en tu yugo. Pero si sabes escuchar, si prestas atención a las señales, te darás cuenta de que para crecer primero hay que caerse, para saborear la victoria tendrás que afrontar la derrota y así sucesivamente. A veces tendrás ganas de dar marcha atrás en el tiempo, retroceder sobre tus propios pasos y no caer en los mismos errores del pasado. Pero lo que un día hiciste ya no lo puedes cambiar, por eso el futuro es tan importante, porque teniendo presente el pasado, el presente será más llevadero. Y lo que un día te hizo daño hoy te hará darte cuenta de que eres más fuerte.


TAMBIÉN SE ENCUENTRA DISPONIBLE EN: http://www.akashavalentine.com/akasha/node/3447

Nota: Todos los poemas aquí publicados son de Akasha Valentine © 2012, y la autora es propietaria de los derechos de autor. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2021.


Mié Jun 27, 2018 11:33 am
Perfil WWW
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 4860
Responder citando
Imagen

OBRA NÚMERO XIX - POEMAS INDEPENDIENTES. HABÍA UNA VEZ. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL 06/03/2012.

No despiertes todavía, aún es de noche si dejamos las cortinas corridas y la persiana caída. Sé de buena tinta que la oscuridad aún duerme a los pies de nuestro lecho, pidiéndome en sueños que la deje tranquila, pues fatigosa y cansada se encuentra por tener que esconderse todos los días de los rayos del sol. Levanto los párpados sin convicción alguna, y lo que veo es lo que hay, pues la negrura aún esconde el mobiliario de esta estancia y la ropa que vestimos aún no sé dónde está. El silencio me invita a ser prudente, oigo tu respiración y apoyo mi cabeza contra tu pecho para oír los latidos de tu corazón. Palpita y resuena y vuelta a empezar, y así me quedo durante largo tiempo oyéndote respirar. Sé que ahora no duermes, pues a mí no me puedes engañar, oigo tus pestañas abanicando el aire y el viento que generan te delata, pues mueve rítmicamente mis lisos cabellos. Y ahí está de nuevo esa sensación que insegura se abre paso entre mis piernas para correr por mis caderas y calentar mi cintura. Inquieta pero prudente muevo los dedos de los pies hacia un lado y hacia otro, del derecho y del revés, sin que tú me digas nada.

Mi mano se levanta, toca el aire que respiras y le da forma con las articulaciones que en forma de dedos acaban en punta arqueada. Y espero sin poder ver nada a que tú respondas a mis atenciones. Primero hablas, para después callar. ¡Ay, de mí! Pienso que daría cualquier cosa por oírte hablar todo el día, como un ruiseñor al pie de mi ventana, cantando sólo para mí. Tu piel morena, que ahora me parece más oscura sin una luz que la deje ver en su estado natural, me cubre toda cuando tu cuerpo se vuelve contra el mío y sobre el suelo del colchón me dejas para hacerme ver que las posiciones han cambiado, ahora tú estás arriba y yo abajo, pero sigo oyendo tu voz y tus latidos como si con mi grito de sorpresa no les hubieran interrumpido. Toco tu rostro y noto tus cabellos, te toco con más profundidad y tú devoras mi mano con los besos que me das. Siento que voy a morir en cualquier momento cuando tu cuerpo cae repetidas veces sobre el mío. Dime cómo comienza esta historia a la que nunca querré poner fin, a mí me gustaría que fuese contada como esos cuentos que tanto me gusta coleccionar y que apilados y en silencio guardan su momento escondidos entre los rincones de las multitudinarias estanterías que la casa decoran. Si me dejaran elegir yo empezaría con la frase “Había una vez...”, pues es el pie perfecto para seguir narrando los hechos que nos condujeron hasta aquí.


TAMBIÉN SE ENCUENTRA DISPONIBLE EN: http://www.akashavalentine.com/akasha/node/3488

Nota: Todos los poemas aquí publicados son de Akasha Valentine © 2012, y la autora es propietaria de los derechos de autor. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2021.


Mié Jun 27, 2018 11:33 am
Perfil WWW
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 4860
Responder citando
Imagen

OBRA NÚMERO XX - POEMAS INDEPENDIENTES. VIDAS EXILIADAS. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL 11/03/2012.

Si el cielo existe es un lugar que no está hecho para mí. Pues se esconde y desaparece, de tal forma que no logro dar con él. No sé dónde puedo hallarlo o encontrarlo cuando necesito estar en él para calmar la acibarada sensación que me ocasiona la soledad. Los ángeles hacen oídos sordos a mis promesas, declinan mis súplicas y acallan mis palabras, como si mi voz no mereciese ser escuchada y mucho menos oída por aquel al que llaman el Dios creador. Vivo exiliado, sin hogar ni patria a la que regresar, pues mis huesos yacen en tierra santa, donde la marga pudre la carne y los órganos sirven de alimento a la carroña. Los que en vida me conocieron ya no se encuentran entre vosotros para hablar de mí y desconozco dónde han ido a parar sus restos. Olvidáis fácilmente vuestra propia mortalidad, y sin embargo yo estoy aquí perenne e inalterable para recordaros que el tiempo juega un papel importante en vuestras cortas e inestables vidas. Durante el día quieto e inamovible me quedo, recostado sobre las ramas o apoyado sobre las raíces de los árboles que lloran sin lágrimas en los ojos a los pies de los lagos que decoran los paseos o viven estancados a los pies de los cementerios. Es allí donde moro durante las largas noches que forman los días, viendo pasar a quienes pronto llenarán los fríos sepulcros que de tierra cubrirán vuestras acolchadas cajas de madera. En este lúgubre y oscuro reino, donde soy el perverso rey que da cobijo a los corazones rotos por desamor, a las almas que no supieron dar sentido a su vida, a esos vástagos que vosotras mujeres sin sensibilidad repudiasteis cuando aún se gestaban en vuestro vientre, yo los acuno entre mis brazos para acallar su llanto y hacer de vuestro error un castigo. Decidme si me equivoco, pero ¿no es acaso vuestra vida un infierno constante porque sois incapaces de vencer a vuestros propios demonios y dar un paso más allá y afrontar la verdad de los hechos y ser responsables de vuestros propios actos? Confiáis en que otros arreglen vuestros errores, os refugiáis en la fe o el Estado, temiendo a esa individualidad que os hace únicos como personas. Me río de vuestras penas, pues lo único que deseáis es ser compadecidos, creéis que sois los únicos que sufrís, pero siempre existe alguien que aunque su vida sea más injusta que ninguna lucha por salir adelante. Os conformáis con las migas del consuelo y sois incapaces de devorar a la ambición por ser alguien mejor. Creedme cuando os digo que aquí me encontraréis, sentado sobre las lápidas de aquellos a quienes amasteis en vida, saboreando esa amarga sensación que se asienta en los corazones cuando sois conscientes durante un breve segundo de tiempo de que este será vuestro destino tarde o temprano. Besaré los labios de vuestras viudas y secaré las lágrimas de los ojos de los padres que olvidarán cómo seguir con sus vida después de perder el eje que las mantenía firmes. No es a la muerte a lo que teméis, sino a no saber qué habrá más allá una vez que yo cierre vuestros ojos para siempre y os lleve lejos, a un lugar donde el cielo no os quiere y el infierno es sólo una vaga ilusión de los poetas atormentados por su propia frustración.

TAMBIÉN SE ENCUENTRA DISPONIBLE EN: http://www.akashavalentine.com/akasha/node/3502

Nota: Todos los poemas aquí publicados son de Akasha Valentine © 2012, y la autora es propietaria de los derechos de autor. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2021.


Mié Jun 27, 2018 11:34 am
Perfil WWW
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 4860
Responder citando
Imagen

OBRA NÚMERO XXI - POEMAS INDEPENDIENTES. EL SUEÑO DE LOS AMANTES. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL 13/03/2012.

Dejaré, le dijo el amante a su amada, un beso en tu boca y mil más bajo tu almohada. Cobijaré a las palabras que quedan suspendidas en el aire segundos antes de que nuestras bocas se toquen para saciar la sed que nunca se apaga, pues siempre parecen ser escasas mis atenciones y en las líneas que forman tus labios y que a mí personalmente tanto me gustan podré darte a beber ese agua que no escasea y que nace del interior de mi garganta. Pues como bien sabes me gusta escalar ese pequeño espacio que existe entremedias y al que yo solo tengo acceso. Bien puedo tocar e incluso dibujar con la yema de mis dedos, si ese es tu deseo, la línea del arco de cupido que se apoya sobre tu boca, para darle forma o saborearlo con las delgadas líneas que se crean en las comisuras de mi sonrosados labios. Seré, en esta noche a la que ruego que no acabe con tan sólo un parpadeo, señor de tus emociones, un vulgar ratero que se lleve esa inocencia que sólo tú me muestras cuando estás bajo mis atenciones. Me quedaré sin aliento, bien lo sé yo, al sentir el tacto de tu dedos sobre mi piel, y perplejo y enmudecido haré que hablen mis sentidos por mí. Lentamente, pausada y paulatinamente, separaré mi rostro de tu hombro, y cara a cara nos miraremos, sacudidos por los gemidos que entre el pequeño espacio que queda se intercambiarán en el interior de nuestras bocas buscando cobijo o quizás su espacio en el que serán asistidos por los rimbombantes latidos de nuestros corazones, que al galope y sin descanso cabalgan de un lado a otro de mi pecho, sin saber donde deben detenerse para que está sana locura me devuelva la cordura. No, te lo ruego, no desvíes tu mirada, aún es demasiado temprano para hacerlo, quiero mirarte cara a cara, pues no hay rostro más bello que el que tuyo cuando queda enrojecido por el deseo. ¡Ah! Mi lengua exclama, señalándome el gran problema al que se enfrenta, y es que aún no te ha tocado, e irritada se mueve en el interior de mi paladar, pidiendo a gritos salir del interior de mi boca para refugiarse en la húmeda cueva en la que habita la tuya. Por qué será que cuando te beso el tiempo se acelera, porque los minutos se transforman en segundos y las horas simplemente parecen desvanecerse en el aire. Nunca tengo suficiente de ti, pues cada vez que me miras con esos ojos me quedo fijo en tu mirada contemplándote sin moverme de ella durante un largo periodo de tiempo. Y si de besos hablamos, ¿qué podría contarte que no te haya dicho ya con gestos o palabras, que no sepas o no conozcas? Eres mi pasión y mi devoción, la única persona en este mundo que logra hacerme perder la cabeza y a su vez reordena mis ideas cuando yo soy incapaz de pensar con claridad. ¡Por dios! ¿Soy acaso una marioneta del amor que te profeso?Ni yo mismo lo sé. Me gustaría pensar que no es así, que soy dueño en todo momento de cuanto me rodea, pero cuando me tocas tiemblo, me derrumbo, me levantas y me elevas, y cuando creo que nada más puede sorprenderme muero en tu interior y revivo en el clímax del acto sexual. Una caricia y nada más, me digo, hoy tengo que dejarla marchar, pero antes dé que me cuenta invento otra excusa para atraparte entre mis dedos y hacerte de nuevo mía. Eres como el más hermoso de los sueños, pues no quiero despertar ni con la llegada del día ni con la caída del sol en el horizonte. Que las nubes nos cubran, que las estrellas nos iluminen, que el cielo nos envidie y que los humanos nos olviden, hoy eres toda mía y eso es lo único que a mí me importa. Seremos cómplices de este amor que sólo vive si nosotros así lo queremos.

TAMBIÉN SE ENCUENTRA DISPONIBLE EN: http://www.akashavalentine.com/akasha/node/3530

Nota: Todos los poemas aquí publicados son de Akasha Valentine © 2012 , y la autora es propietaria de los derechos de autor. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2021.


Mié Jun 27, 2018 11:41 am
Perfil WWW
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 4860
Responder citando
Imagen

OBRA NÚMERO XXII - POEMAS INDEPENDIENTES. LO QUE NO SE DICE. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL 18/03/2012.

Hay tanto que decir que no sé por dónde debería empezar; lo que en principio parecía fácil a simple vista ya no lo es, y ahora me resulta complicado unir en una misma frase sentimientos y palabras. Cierro los ojos, tengo miedo de ver lo que delante de mi cara se sucede, porque lo que quiero no puedo tenerlo, lo que deseo es imposible de poseer y así dejo caer mi mano sobre mi pierna, ansioso ante de la idea de no poder decirte cómo me siento, amiga mía, porque pienso en ti de otra manera, y aun sintiéndome desplazado por los delirios de la vida quiero seguir aquí a tu lado sin decir nada, compartiendo este momento que para mí tiene más valor sentimental que económico.

El aire que respiramos es el mismo soplo que alza mi mano y extiende mis dedos para llegar a tocar la punta de los tuyos, que se resbala y se me escapa antes de que pueda llegar a cogerlos. Y nuevamente sacio mi sed de inseguridad tapando mi rostro con mi mano mientras los segundos cabalgan a lomos de los días que paso delante de un calendario imaginando la fecha exacta en el que podré decirte lo que siento por ti sin desviar mis ojos y cambiar de tema cada vez que nos acercamos el uno al otro y nuestras bocas se tocan sin llevar a besarse, porque en las mejillas dejamos los besos de las despedidas.

No sabes cómo late mi corazón cada vez que te tengo cerca de mí, lo hace de una manera tan rápida que casi tengo miedo de que lo oigas latir. Sera la inocencia lo que habla por mí en estos momentos, pero amiga mía es que cuando estoy cerca de ti mi mundo se vuelve más grande y yo necesito ser protegido con tus pequeños brazos en lo que dormiría arropado toda la noche. Soy un hombre inseguro, al que los cambios le afectan demasiado, que teme lo que pueda suceder si hoy te digo: te quiero más que ayer. Ojalá pueda decir algún día estas palabras que envueltas en frases para un poema duermen entre las páginas de un libro que posiblemente nunca leerás.

Amiga mía, mi luz y mi guía, estoy enamorado de ti. De tu piel, de tu forma, de tu figura, de tu cuerpo que a mis ojos nada veo imperfecto. Por tu risa escalaría montañas infinitas, por tu labios nadaría hasta el horizonte y volvería en un segundo para después poder beber de ellos hasta quedar saciado. Y cuando el cansancio me sobreviniera te pediría cobijo en tu regazo para dormir los infinitos días que existan hasta que el mundo se acabe y tengamos que decir adiós a nuestras vidas. Estoy tan prendado de ti, que no creo que pueda haber en el mundo otra mujer que te iguale como persona. Por eso quiero decírtelo antes de que el día llegue a su final y yo encuentre cualquier excusa para pasar de este momento que no se volverá a repetir. Deja que enrede mis dedos a tu mano y mi boca a tus labios para explicarte entre beso y beso por qué te amo.


TAMBIÉN SE ENCUENTRA DISPONIBLE EN: http://www.akashavalentine.com/akasha/node/3574

Nota: Todos los poemas aquí publicados son de Akasha Valentine © 2012, y la autora es propietaria de los derechos de autor. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2021.


Mié Jun 27, 2018 11:41 am
Perfil WWW
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 4860
Responder citando
Imagen

OBRA NÚMERO XXIII - POEMAS INDEPENDIENTES. TIERRA DE SUEÑOS PRESTADOS. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL 20/03/2012.

En un oscuro callejón, donde los sueños duermen envueltos en cajas de cartón, vi unos pequeños ojos fijos en dos figuras que sin tocarse deseaban tentar a la suerte y juntos rasgaban con las yemas de sus dedos sus propias vestiduras sin perder el tiempo, sin esperar a que la flecha de Cupido les brindase la oportunidad de empezar algo nuevo juntos. En una calle sin nombre, sobre un viejo colchón sin fundas ni sábanas, duermen los sueños de quienes no se atreven a dar el siguiente paso, y allí en mitad de la noche, dos brazos se sostienen y entre risas y bromas un corazón late más rápido que otro, porque esta al lado de la persona que más ama, porque sabe que cuando la mira no existe en el mundo persona más perfecta que ella, y sin previo aviso la toca y la empuja contra la pared, devora su boca y se lleva sus besos ante un rostro que finge sorpresa pero cuyas emociones estás satisfechas puesto que por fin alguien se ha fijado en su persona. Hoy más que nunca necesito ser escuchada, oída por esos oídos que en silencio duermen pegados a la almohada de tu cama. Quiero dejar de ser arrastrada por miedos a lugares donde me es difícil encontrar el camino de vuelta a la esperanza. Necesito decirte todo lo que siento, pero las palabras son como una prenda que no sienta bien a mi figura, así que rasco mi piel y araño mi silueta para poder utilizar mi sangre como tinta y mis dedos como una pluma para dibujar en el infinito cielo que es mi lienzo a las constelaciones y estrellas que quiero que mires cuando nadie más lo haga, para que sólo tú sientas que están ahí para ti porque todo tú eres especial.

En un oscuro callejón sin salida vi enfrentarse al bien contra el mal, a la pasión poner freno a los celos, al delirio calmar la locura. Sentí que yo también quería formar parte de todo ello, pero sabía que no podría, porque tú estás a miles de kilómetros de distancia y aunque extienda mi mano mis dedos no te tocan, mi voz no te llega y sólo me queda caminar sin rumbo fijo de un lado para otro viendo a aquellos que todo lo tienen sin apenas haberse esforzado para lograrlo. Quisiera tener el valor suficiente para arrojarme en los brazos de un desconocido y besar sus labios fingiendo que son los tuyos, desearía romper esas absurdas barreras que dicen que dos personas iguales no pueden estar juntas porque es antinatural amarse si dos cuerpos son idénticos, me enfrentaría sola a un ejercito de hombres furiosos si con esta acción llamara tu atención. Clavaría y una mil veces más las flechas del amor en mi corazón si por un instante pudieras estar aquí para detener sólo una de ellas. Tú no sabes cuánto me duele pensar en ti cada instante de mi vida, en lo que pudo ser y no fue, en lo que dije y tú hiciste, en lo que yo no debí hacer y tú no me detuviste. Mi mente caminó en la cuerda floja del delirio, seducida por la presión de los días que paso mirando un calendario cuyas fechas ya no significan nada. Los años son sólo expresiones, porque para mí los días son eternos desde que tú dijiste adiós, volveré a verte otro día.


TAMBIÉN SE ENCUENTRA DISPONIBLE EN: http://www.akashavalentine.com/akasha/node/3584

Nota: Todos los poemas aquí publicados son de Akasha Valentine © 2012, y la autora es propietaria de los derechos de autor. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2021.


Mié Jun 27, 2018 11:42 am
Perfil WWW
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 4860
Responder citando
Imagen

OBRA NÚMERO XXIV - POEMAS INDEPENDIENTES. TODOS HABLAMOS EL MISMO IDIOMA CUANDO SE TRATA DEL AMOR. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL 25/03/2012.

Empecé a creer que el amor era un sentimiento que no se podría ajustar nunca a mi corazón, porque la pieza que yo sostenía por aquel entonces en mis manos nadie la quería a pesar de mis esfuerzos por encontrar la mitad a la que debía unirla y así dar vida y forma a una emoción que para mí por aquel entonces era desconocida. Sé que por aquella época yo estaba tan perdida como el resto de personas que a mi alrededor caminaban con los ojos vendados intentando encontrar a su pareja perfecta; recuerdo que caí y una mil veces más, salí dañada, herida e incluso quemada, tan desesperada era mi situación que creí que nadie estaba hecho para mí, así que arrojé al río del olvido a esa emoción que aún sin formarse bajo mi piel nadó a contra corriente y fue salvada por ti cuando me tendiste tu mano como amigo para escuchar mis problemas, para oírme quejarme de lo que no tengo o lo que nunca podría llegar a ser mío, sin llegar a valorar lo que de verdad importaba y había conseguido por mis propios medios. Ahora que lo pienso, y echando la vista atrás, me doy cuenta de lo tonta e inocente que debí de parecerte en aquella época, pero tú no decías nada, jamás me criticaste, todo lo contrario, me escuchabas y aconsejabas, esperando a que mis ojos dejaran de lloran y mis palabras se dejaran de trabar en la punta de mi lengua. Recuerdo el cálido tacto de tu mano, tocar y una y otra vez las líneas de mis dedos, la forma en la que tu mano se unía a la mía; sentí poco a poco tu presencia, y me acostumbré tanto a ella que ahora no me puedo imaginar un día sin ti. Todos hablamos el mismo idioma cuando se trata del amor, pero sólo nosotros lo hacemos único cuando en silencio hablamos con el corazón para la persona a que amamos por encima de todas las cosas. Esas fueron tus palabras, así fue como lograste destapar mis ojos y deshacerte de la venda que hasta el momento me había cegado sin dejarme ver lo que de verdad importaba. Tú como amigo estuviste siempre ahí; me cuesta creer que nunca intentase unir esa pieza que encaja en mi corazón como única especial en mi vida, en mi día a día, que forma parte del pasado y presente, que llegará a buen futuro, que será mía eternamente. Ahora que ya no camino ciega ni sorda ni muda ante el mundo que me rodea me siento más tranquila, porque tengo un punto de apoyo que nunca se tambalea, que no me hará caer porque sé que aunque el mundo me tire tú siempre tendrás tus brazos ahí tendidos para recogerme y volverme a levantar. Sé que muchas personas se desesperan con facilidad ante la idea de alcanzar aquello que ni tan siquiera llegan a soñar, pero yo les animo a que sigan luchando, que no se conformen con la idea de que todo llega si otro te lo da, pues no lo valorarán y enseguida se cansarán. Tú eres la persona más sabia que he conocido nunca, me has hecho darme cuenta de que lo que en realidad quiero hacer es ser mejor persona por ti, la compañera ideal de la que nunca te quieras deshacer en este viaje que hemos emprendido juntos de la mano; quiero ser tu apoyo cuando lo necesites, tu fuente cuando la sed te ataque, tu escudo cuando debas enfrentarte a tus demonios, tu cama cuando cansado regreses del día a día. Creo que he sido muy afortunada de poder estar a tu lado, ayer hoy y tal vez mañana. Lo que para mí cuenta ahora mismo es el presente, y tú eres ese momento del que no quiero deshacerme. Dime cariño, ¿en qué estás pensando ahora que sabes cómo me siento?

TAMBIÉN SE ENCUENTRA DISPONIBLE EN: http://www.akashavalentine.com/akasha/node/3591

Nota: Todos los poemas aquí publicados son de Akasha Valentine © 2012, y la autora es propietaria de los derechos de autor. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2021.


Mié Jun 27, 2018 11:43 am
Perfil WWW
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 4860
Responder citando
Imagen

OBRA NÚMERO XXV - POEMAS INDEPENDIENTES. VIDAS CON FECHA DE CADUCIDAD. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL 27/03/2012.

Diré adiós, porque ya es más tarde que temprano, y aunque mi despedida pueda parecer un acto apresurado creo que cuando estas líneas sean leídas por ti en el futuro tendrán un valor más significativo que en el presente en el que vivimos. Yo por aquel entonces aún no lo sabía, pero aquel encuentro casual contigo al que estaba predestinada sigue siendo mi recuerdo más valioso. Ahora que conozco mi futuro me hubiera gustado darle más importancia a esa figura tuya que se alzaba de pie frente a la ventana mirando al río fijamente con la mente sumida en tus profundos pensamientos a los que yo nunca tuve acceso. Me hubiese gustado no haber soltado nunca esa mano que me tendiste, porque ahora sé que ya no podré volver a cogerla como antes, sin miedo, sin presión o llena de inseguridades, porque hemos vivido tanto juntas que ya no estoy segura de si esa inocencia con la que un día entrelazamos nuestros dedos sigue estando ahí donde la dejamos en aquel momento en el que nos conocimos.

He de confesarte que me siento un poco culpable al no ser del todo consciente del peso que ejerce la vida de otra persona en la existencia de uno mismo, porque de haberlo sabido en aquel momento te hubiera atesorado con más cariño de lo que ya lo hago. Y hubiera rogado al cielo una oración tras otra hasta llegar a ser oída para que mi plegaria fuese concedida, y así sin dañarnos mutuamente hubiéramos permanecido congeladas en las eras mirándonos a los ojos sin decirnos nada. Eran tan distintas nuestras vidas que aun hoy en día me cuesta creer que seamos inseparables, pero quizás sea esa atracción mutua que nacida de la amistad nos une. Los ojos de quienes en aquella época nos contemplaban pensarían que lo que sentíamos la una por la otra era amor, pero en realidad yo sé que no era eso, pues nuestros sentimientos siempre fueron y serán mucho más fuertes que una emoción que puede ser descrita por la boca o las palabras de cualquiera. La familiaridad con la que siempre fui tratada por ti fue en muchas ocasiones mi bote salvavidas, y aún hoy en día cuando no puedo hacer frente a las situaciones me apego al ayer para seguir aprendiendo a superar mis miedos, aunque ya no estés aquí a mi lado para darte cuenta de lo que hago.

Nunca comprendí del todo cuán dolorosa debió de resultarte esa sensación de soledad que dejé tras de mí y que siempre te acompañó donde quiera que fueras. Yo no supe hasta mucho después cómo te sentiste en aquel momento, y aún así sigo pensando que no lo tengo del todo claro, porque tú siempre endulzabas para mí esa realidad que nunca quise ver para no salir más dañada de lo que ya estaba. Pero aunque nunca me dijiste la verdad, pude leer entre líneas tus verdaderas emociones y sentí tu sensación de ahogo en mi pecho, bañada por la soledad, mientras tus brazos intentaban nadar contra corriente. No podía oírte llorar ni sollozar en esa noche de luna llena porque yo por aquel entonces estaba demasiado ocupada prestando mis atenciones al que creía el hombre de mis sueños. Te pido perdón, aunque quizás ya sea demasiado tarde, pero quiero que sepas que nunca, en todos los años que me queden de vida habrá nadie que llene ese espacio tan grande y tan importante que ocupas en mi corazón.


TAMBIÉN SE ENCUENTRA DISPONIBLE EN: http://www.akashavalentine.com/akasha/node/3663

Nota: Todos los poemas aquí publicados son de Akasha Valentine © 2012, y la autora es propietaria de los derechos de autor. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2021.


Mié Jun 27, 2018 11:43 am
Perfil WWW
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 4860
Responder citando
Imagen

OBRA NÚMERO XXVI - POEMAS INDEPENDIENTES. QUIÉN SABE NADA ACERCA DE SU DESTINO. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL 01/04/2012.

En este nuevo viaje que emprendo sé muy bien lo que no necesito: una maleta cargada de ropa y recuerdos. Es sólo un bártulo con el que apisonar mis agarrotados tendones, así que sin hacerla la he dejado sobre mi cama deshecha, en la calle de la omisión sin número, donde no espero volver en un futuro próximo. Lo que si que he decidido es llevar conmigo la funda y a mi vieja compañera: mi guitarra, cuyas tensas y nuevas cuerdas aún sin desvirgar por las yemas de mis dedos no han compuesto ninguna nueva canción que haga de este viaje una experiencia única e irrepetible. Si algo he de decir de mí, aunque no suene grato ni placentero a mi oído, es que no soy un hombre al que el amor le haga tilín, porqué yo nunca me podré enamorarme de las chicas buenas y bonitas de mi tierra natal que esperan a su príncipe azul al final de la esquina de la avenida esperanza. Yo vivo el día a día, compartiendo de vez en cuando cama en un hotel de mala muerte con mujeres a las que su profesión les ha enseñado que el afecto sólo se puede encontrar en los libros de las novelas románticas de tirada pequeña que se venden en el paseo de la estación, donde nunca se detienen para comprar sus sueños sin ambición en forma de papel.

Oigo que me llaman no por mi nombre, sino por la palabra señor, y al darme la vuelta veo a un hombre de sotana hablarme de su Dios, le miro y vuelvo a dejar caer la mirada contra el suelo; no me interesa, le digo, pues el único dios en el creo es yo mismo, así que rechazo su ofrecimiento y él maldice mi actitud, pero no se da cuenta de que siendo un hombre de creencia ya ha es un esclavo de su supuesto salvador, y a mi no me gustan las cadenas ya sean invisibles o palpables, pues yo no quiero que nadie dirija mi vida, porque él único dueño de ella soy yo. Así que sigo mi camino con las botas cargadas de polvo hasta los tobillos, silbando una triste canción country que me recuerda a mi añorada Tennessee, de la que un día partí, al igual que muchos otros, buscando en las huellas de la incertidumbre el sueño americano. Con un paquete de tabaco en el bolsillo derecho del pantalón exhalo suspiros de resignación cuando la lumbre del cigarrillo se consume entre mi boca y la tierra que piso, sin saber muy bien dónde dormiré en esta noche que al atardecer llegará para cumplir su habitual rutina.

Me siento cansado, así que leo entre las líneas y las páginas de un viejo periódico desgastado por el uso de las manos de personas que como yo sólo hacen un alto en el camino en una gasolinera cuyo nombre ya ni recuerdo en el bulevar de la esquina de la omisión. Leo una frase: “Todos los hombres sueñan, pero no del mismo modo. Los que sueñan de noche en los polvorientos recovecos de su espíritu se despiertan al día siguiente para descubrir que todo era vanidad. Más los soñadores diurnos son peligrosos, porque pueden vivir su sueño con los ojos abiertos, a fin de hacerlo posible”. Pues yo quisiera seguir soñando sin importar las consecuencias, rasgando con mis dedos las nubes que viven pegadas en ese cielo que de forma constante cambia cada vez que dejo de mirarlo durante una milésima de segundo. Quiero correr hasta quedarme sin aliento para llegar a besar esos atardeceres que siendo niño nunca me cansaba de ver sentado en el porche de mi casa con mi padre al lado. Quiero bajar de ese cómodo asiento a esas estrellas que viven en el firmamento para regalárselas a las mujeres más bonitas de la tierra y que así se vayan con ellas para que siempre pueda contemplarlas desde donde quiera que esté. Así soy yo, un hombre que crece con cada paso que da en este mundo en el que la mayoría de las personas se mueven sin sueños ni esperanzas cuando se levantan de la cama.


TAMBIÉN SE ENCUENTRA DISPONIBLE EN:

http://www.akashavalentine.com/akasha/node/3669

Nota: Todos los poemas aquí publicados son de Akasha Valentine © 2012 , y la autora es propietaria de los derechos de autor. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2021.


Mié Jun 27, 2018 11:44 am
Perfil WWW
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 4860
Responder citando
Imagen

OBRA NÚMERO XXVII - POEMAS INDEPENDIENTES. LOS SUEÑOS QUE SE QUEDARON EN EL CAMINO. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL 03/04/2012.

Siendo yo niña trazaba con las yemas de mis dedos los mapas de carretera que algún día con mis propias piernas recorrería. Navegaba por los ríos de los mapas geográficos y cruzaba a nado los amplios océanos que de forma diminuta aún siguen viviendo encogidos entre las páginas de los viejos libros que viven sumidos en el olvido del baúl de los recuerdos en algún rincón de mi vieja casa a la que hace demasiado tiempo que no veo. Ahora que soy mayor mi cámara fotográfica colecciona caras cuyos nombres no recuerdo, pero que me traen gratos recuerdos cuando en mi mente los rememoro. Tal vez haya empezado a sentir añoranza de los sueños que siendo niña dejé aparcados con una nota que decía “mañana te seguiré recordando”, pero que por falta de tiempo aparqué a un lado y aún hoy en día siguen esperando a que los vaya a recoger para seguir fingiendo que todo cuanto deseo puede hacerse realidad con sólo un pestañeo.

Pero lamentablemente bien yo sé que no puede ser así, y con una maleta cargada de cuadernos de notas me muevo por el mundo gastando con las retinas de mis ojos esos paisajes con los que me siento fascinada. Cabalgo por las llanuras con las yemas de mis dedos sorteando el aire en trenes abarrotados de personas y conquisto sin esfuerzo las montañas que a otros la vida les cuesta desde mi tienda de campaña, donde asciendo y desciendo sin esfuerzo imaginando el sabor que debe de tener la nieve conquistada cuando uno llega a la cima de la montaña. Ruedo en mis propios sueños ladera abajo sin sufrir ningún daño, y descanso en las extensas praderas donde animales salvajes conviven a mi lado sin notar mi presencia. Sé que no soy la misma persona que fui ayer, pero creo que mi yo de hoy es mejor que mi yo de ayer, pues tiene nuevas metas en mente que desea hacer realidad antes de que el tiempo se me acabe.

Quiero fascinarme con los sabores del mundo, levantarme cada mañana en una cama que no sólo esté hecha de muelles y algodón, quiero aprender a besar, a enamorarme de unos ojos negros como un cielo nocturno y a bucear en otros que sean del color del mar que tanto me gusta. Quiero ver que no existen diferencias entre una persona y otra salvo las de nuestros propios colores, y con esa paleta que forma nuestra piel pintaré nuestros cuerpos desnudos con los pinceles de la pasión, para así llevarme conmigo un recuerdo que anotaré en mi cuaderno de experiencias que no debo olvidar sin importar los años que viva. Y cuando la vejez me venza volveré de vuelta a esa habitación donde todo comenzó cuando yo aún siendo niña fascinada quedé viendo los cuadros que colgaban de la pared del despacho de mi padre, que teniendo mi edad ya había emprendido su propia aventura un día cualquiera en una fecha indeterminada, con una única meta en la vida, vivir para sí mismo y aprender a ser feliz en el camino.


TAMBIÉN SE ENCUENTRA DISPONIBLE EN:

http://www.akashavalentine.com/akasha/node/3724

Nota: Todos los poemas aquí publicados son de Akasha Valentine © 2012 , y la autora es propietaria de los derechos de autor. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2021.


Mié Jun 27, 2018 11:45 am
Perfil WWW
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 4860
Responder citando
Imagen

OBRA NÚMERO XXVIII - POEMAS INDEPENDIENTES. OÍR MI NOMBRE EN TU BOCA. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL 08/04/2012.

Amar significa tener amor por alguien o algo, pero para mí una palabra no es sólo la facultad de poder hablar, es la necesidad que impulsa a las emociones a decir cómo se sienten, como por ejemplo cuando empujo mi lengua dentro de tu paladar, ahí es la expresión del deseo quién se hace entender y dice por mí lo que en realidad un libro a pesar de su infinita cantidad de significados no es capaz de expresar aunque contenga en su interior un millón de frases que dan significado a los términos. Quererse no es sólo desear a alguien por voluntad propia, porque cuando mis brazos te cubren son ellos los que se dan cuenta de que estás hecha para ser arropada por su forma y no habrá, ni ahora ni nunca, figura en el mundo que se acomode a mi cuerpo como lo haces tú cuando estás cerca de mí. Llenas de ansia mi corazón, haces que rebose mil y una emociones que nadie mejor que tú sabe interpretar con caricias o besos, gemidos o espasmos que te produzco en la intimidad de nuestro catre, cuando mis dedos surcan tu piel desnuda y mis yemas azarosas beben con temor a dañarte en el interior de tu vientre, mientras tu boca dice mi nombre y saciada queda cuando de besos la lleno y a buen recaudo guardo tus gemidos donde nadie más que yo puede oírlos aunque el ayer ser convierta en pasado.

Sí, lo confieso todo, soy esclavo del deseo que me producen tus palabras al oírlas en tu boca cuando me llamas desde el otro lado de la cama fingiendo que nada te importa, cuando en realidad los dos sabemos que lo que buscas es la compañía de mi cuerpo desnudo para saciar esa sed que nunca se apaga. Soy débil, pues ante ti podría postrarme una y mil veces, y no me sentiría avergonzado, ni inferior a nadie, porque lo hago por propia voluntad, y es que ante ti ¿quién no lo haría? Sí, beso el suelo que pisas cuando nadie me mira, idolatro tu imagen y la rememoro en mi mente, porque para mí no hay belleza más hermosa que la ofrecen tus pechos recogidos entre mis manos, que caen como racimos de uvas ya maduras en mi boca cuando la tentación del majar abre mi apetito. Es la pasión la que encime mi masculinidad, es la razón por la que no puedo mirar a otra mujer, porque ninguna es tan especial como tú, aunque a veces te niegues a creerlo.

Yo creo que somos la pareja perfecta, pues nuestra unión se basa fundamentalmente en el respeto mutuo, y es ahí donde residen los pilares de nuestra propia felicidad: en la confianza depositada, en la seguridad de que no saldremos dañados cuando nos encontremos fuera de casa, en la esperanza de ser acogidos por los besos que nos dimos cuando volvamos a vernos, aunque sólo hayan pasado cinco minutos desde la última vez en la que nuestras bocas se tocaron. Vivo con la tranquilidad de saber que no hay más hombres en tu vida, porque es a mí a quien amas por encima de los demás, que es a mí a quien esperas cada noche, y sólo yo tengo el derecho de conocer todos tus defectos y virtudes cuando la ropa y el maquillaje desaparecen al caer el telón de la obra final que hemos ido representado para los demás a lo largo de día. Nada quiero de otra mujer, sé que nada podrán darme, pues tú ya me has ofrecido demasiadas cosas que en mi vida hubiera imaginado poder llegar a tener. Por eso, antes de que el día vuelva para pedirnos que seamos actores para los demás, quiero seguir descansando sobre tus senos, alimentándome de tus palabras y oyendo una vez más mi nombre en tu boca mientras el cielo que hay sobre nuestras cabezas nos toca.


TAMBIÉN SE ENCUENTRA DISPONIBLE EN:

http://www.akashavalentine.com/akasha/node/3774

Nota: Todos los poemas aquí publicados son de Akasha Valentine © 2012 , y la autora es propietaria de los derechos de autor. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2021.


Mié Jun 27, 2018 11:46 am
Perfil WWW
Regidor Vampírico
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 21, 2007 12:17 pm
Mensajes: 4860
Responder citando
Imagen

OBRA NÚMERO XXIX - POEMAS INDEPENDIENTES. SUPE QUE ERA ELLA. AKASHA VALENTINE. PUBLICADO EL 10/04/2012.

Estaré ahí cuando abras los ojos para poder verme en ellos, para qué tú puedas verme con ellos. Cara a cara, cuerpo con cuerpo, separadas por una delgada línea que llena por el aire me impedirá tocarte brevemente hasta que tu voz me llame y mis brazos se alcen al aire para alcanzarte. No retrocederé ni tendré miedo, pues al final he encontrado a mi estrella del firmamento, la más bonita y brillante de todo el cielo. Y cuando las vendas caigan a nuestros pies te veré con los ojos del corazón que en su infinita sabiduría ven un millón de veces mejor que los que sobre mi cara porto desde el momento de mi concepción. Y reiré, y en mi rostro dibujaré una expresión tras otra de alegría y sorpresa, de una felicidad desbordante que logre dañarme los músculos de tanto reír. Y cuando ya no pueda más querré quedarme tendida entre tus brazos, saboreando el momento en que te vi por primera vez, emocionándome por haber crecido a tu lado como persona, y tapando mis labios con mis manos pues de mi boca quiero sacar todas las expresiones que siento y que me desbordan. Y cuando tus ojos de lágrimas se llenen las quitaré una a una como señal de mi amor por tu persona, para demostrarte que nunca más volverás a derramar ninguna porque yo cuidare de ti para toda la eternidad.

No veo el momento en que tu mano alcance a la mía y tus dedos a los míos queden enredados, ante los ojos de amigos y seres queridos, y es que nunca he visto en vida novia más bonita que tú, amada mía, que con tu sola presencia ya iluminas este oscuro camino que un día entre danzares y dolores tuve que pasar para poder llegar a estar hoy aquí contigo. No diré que no añoro tus besos, pues mis labios ya se están preguntando dónde ha ido a parar esa boca de la que siempre quiero beber, pues mi sed nunca parece estar del todo apagada, y cuanto más cerca te tengo más deseo poder seguir bebiendo de ella. Hoy no te he dado las gracias por haberme encontrado, por haber llenado de color mi vida como sólo tú podrías hacerlo, por eso, y por todo lo que aún está por llegar quiero decirte te quiero un poco más que ayer, y te querré mucho más mañana. Por ser quien eres y por darme una razón por la que seguir viviendo cada día del resto de mi vida.


TAMBIÉN SE ENCUENTRA DISPONIBLE EN:

http://www.akashavalentine.com/akasha/node/3805

Nota: Todos los poemas aquí publicados son de Akasha Valentine © 2012 , y la autora es propietaria de los derechos de autor. Si ves algún poema en otra web, foro u otro medio, están cometiendo un delito, salvo que cuenten con el permiso expreso de la autora, y siempre que esté citada la fuente y la autoría.

_________________
Imagen

Mi novela "Cartas a mi ciudad de Nashville" disponible en la web y en blog. Todos los derechos reservados © 2014-2021.


Mié Jun 27, 2018 11:46 am
Perfil WWW
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 38 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3  Siguiente

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron
Powered by phpBB® Forum Software © phpBB Group
Designed by ST Software for PTF.
Traducción al español por Huan Manwë para phpBB España